martes, 25 de diciembre de 2012

Me desperté con timidez y aún no muy bien porqué, solo se que me encontré ahí solo en mitad de la oscuridad, creo que era la noche mas lóbrega de todas las noches, me sentí aturdido, perdido y helado por el frío de la madrugada que se había ido depositando en los rincones del alma, de modo que me retorcí, acurrucándome entre los pliegues de la manta para resguardarme e intentar recuperar el sueño perdido, al desconectar del sonido de mis propios movimientos sobre el lecho y ahogarme de nuevo en el mutismo de las tinieblas, creí oír algo en la ventana, como unos tenues arañazos en los cristales, pero en medio de aquel negro absoluto no se veía nada, no me había sentido nunca mas asustado.

Me coloqué el jersey de lana y me acerqué al cristal, era luna nueva y las estrellas se habían esfumado, alguien se había empeñado en que la oscuridad celeste fuese todavía mas inquietante. 
Tuve una premonición y abrí la puerta para cerciorarme de que no había nadie pero ahí estaba ella, desafiante, quieta, hermosa e imponente en el quicio de la puerta con una capa de color gris que le tapaba el rostro, pensé que era una visión y que yo había perdido definitivamente el juicio, no me dejó cerrar la puerta.
-¿No me dejas entrar?
Se acercó levemente a mi oreja, murmuró mi nombre y luego acarició con sus labios mi mejilla, se desabrochó parte de la capa y acercó su cuerpo abrazándome, mi mano recorrió su espalda desnuda bajo la capa y el frío sucumbió a un escalofrío bajo la lana. 

Hoy no recuerdo nada, me encontré las sábanas quemadas y un fuerte olor a azufre invadía toda la estancia.

lunes, 9 de julio de 2012

Pasion ....



Mejor comentar despues de mirar el video ....

sábado, 30 de junio de 2012

Hasta para su limitada inteligencia era evidente que no podría encontrar nunca a la princesa de la que estaba enamorado, sin un plano de los aposentos del castillo, sin señales, pero por una vez la fortuna quiso guiarle. Unos gemidos femeninos retumbaban en medio del pasadizo, le sirvieron de guía hasta una maciza puerta cerrada, los quejidos ahora eran muy claros y se oían entremezclados con el rechinar angustioso de unos muelles de somier.
Para el O.R.P (Official Rescuer Princesses), interpretar aquellos sonidos no requería ningún esfuerzo intelectual extra, alguíen amordazado y atado a una cama se estaba retorciendo para intertar liberarse, además él sabía quién era ese alguien. Tiró suavemente de la manecilla de la puerta y comprobó que estaba abierta (lo cual empezó a extrañarle), no tiene mucha lógica encerrar a una princesa y olvidarse de cerrar la puerta, por muy atada que esté en la cama, la habitación estaba sumida en la oscuridad mas espesa, avanzó a tientas, ahora los sonidos que se volvían mucho mas terroríficos amplificados por la acústica de la habitación. Era evidente que la princesa estaba sufriendo mucho. Ahora jadeaba y gemía y de la hondura de su desesperación se oían unos gruñidos esporádicos que debían salir de sus atribuladas entrañas torturadas.

Afortunadamente para ella se habían acabado ya su cautiverio, se acercó silenciosamente a la cama, alargó la mano para darle tranquilidad, la retiró al instante con un escalofrío, acababa de descubrir una peculiaridad física de la princesa su culo era notablemente musculoso y peludo, además los muy canallas la tenían totalmente desnuda.
La princesa había captado el mensaje de que llegaba ayuda, había dejado de brincar en la cama y en el momento en que el rescatador abría la boca para explicarle que iba a sacarla de allí enseguida, volvió a gemir y habló:
-Más, más. ¿Por qué te has parado? Estaba llegando .....
El rescatador estuvo a punto de contestar, que no tenía que molestarse mas porque estaba a salvo, por fin la había descubierto y la iba a rescatar en breve, cuando inexplicablemente oyó la voz de un hombre que salía de la misma cama, esto era de lo mas cruel que jamás hubiera imaginado, el torturador se había metido en el mismo lecho que la víctima.

-¿Cuantas manos tienes?
-¿Manos? ¿Cuantas manos? ¿Es eso lo que me has preguntado?
-Exactamente
-Ya me lo pareció (murmuró) ¿En un momento como este te pones a hacerme preguntas estúpidas?¿Cuántas manos te crees que voy a tener, tres, cuatro?
-Si, y una de ellas fría y callosa.
-¡De modo que soy callosa! Aqui lo único que hay calloso y grosero eres tú. Debería haberme dado cuenta. Anda déjate de tonterías y acaba lo que has empezado.
-Está bien, contestó dubitativamente, de todas formas, yo juraría que me tocaste el culo con tu tercera mano.
-No digas gilipolleces querido. Venga sigue y calla un poco.

Se inició otra vez el rechinar de los muelles, aunque esta vez acompañado de unos gruñidos bastante menos entusiastas del hombre y las frenéticas súplicas de la princesa pidiendo mas y mas.

El rescatador se quedó en cuclillas junto a la cama amparado en la oscuridad, intentando comprender lo que estaba pasando pero comprendiendo que debía salir de allí, al incorporarse resbaló con la alfombrilla y para mantener el equilibrio alargó la mano y esta vez se topó con la rodilla de la princesa. De la cama surgió un ahogado grito y cesaron todos los movimientos.
El rescatador soltó la rodilla y hulló de puntillas con toda prisa hacia la puerta amparado en el espesor de la oscuridad.

-¿Que pasa ahora? preguntó el hombre.
-Manos, balbuceó la mujer, antes ¿dijíste manos?
-Dije una mano.
-Te creo, esa mano acaba de agarrarme la rodilla.
-Te juro que no era la mía 
-¡Socorro! Empezó a gritar la princesa.....

domingo, 17 de junio de 2012

-¡Ya tardas en follarte a la directora!
-¿Pero que dice usted?

Estaba desquiciado, desde hace ya algún tiempo, la gente que me rodea, conocida o no, me da consejos gratuitos acerca de mi vida, lo peor de todo es que esas advertencias son mucho mas acertadas que las que pueblan mi propia existencia y aunque me cueste reconocerlo me van estupendamente, me ayudan a salir de los atolladeros en los que no se porqué, me voy metiendo día tras día.

-¡No se porque pagas la pensión de ese crío! ¡No es hijo tuyo!


-¡Claro que si!


-Es de tu amigo Manolo, hazte la prueba del ADN no seas tonto.


Otra vez, mi vida está plagada de dudas razonables, pero las certezas siempre se van cumpliendo de una forma obsesiva en mi contra.

-Por cierto, tu amante te va a pegar una enfermedad venérea muy chunga.

-Yo de ti ahorraría algo, tu empresa va a quebrar en breve y te van a anular las tarjetas

-Que pena que tu madre no sea tu madre biológica.


-Procura no llevar los 1.000 € para pagar el chantaje en la cartera, te van a atracar en un callejón oscuro.


-Que bien que descubras el desfalco de tu empresa y que mal que descubran que lo descubras.

-¿Scarlett Johansson está operada?


-Yo de ti me compraría un chaleco antibalas y me lo pondría mañana.


-¡La amiga de tu novia está mas buena!¡Ve a por ella!


-Mejor que no juegues mañana al poker, el de la camisa verde te hará trampas.


-También es mala suerte que tu amante sea la mujer del Fiscal y te haya visto con ella su primo (que es boxeador profesional).


Al final no pude mas y le pregunté al último que por cierto afirmaba que durante el baile de la boda de una amiga se desvelaría que me estaba acostando con una lesbiana, (otro jarro de agua fría para el fiscal).


-¿Pero como puedes saber eso?


-Lo vi ayer en Internet. Ponen los capítulos adelantados


-¿Eiiiin? ¿Mi vida está en Internet?¿Toda?.


Por fin lo comprendí no era real, un producto de un guionista sin escrúpulos, de una mente maquiavélica que me hacía girar en el carrusel de la vida a una velocidad vertiginosa.






PD. Estoy buscando en el Google al guionista de mi vida, me gustaría pactar con el algunos asuntos (sobretodo la profesión del primo del fiscal). 

miércoles, 6 de junio de 2012

- Contestador. contestador ¿tu amo ha recibido mas llamadas de una mujer hoy?
- Pues si mi señora, concretamente tres.
- ¿Y con cual de esas llamadas ha estado mas sonriente?
- Con la segunda mi señora.
- Y cuando le llamo yo ¿que hace?
- Pues no lo se, porque ahora no está.
- Contestador, ¿no puedes ser mas específico?
- Es que no me esta permitido dar mi opinión. Debe hacer preguntas concretas mi señora, soy un contestador no demasiado desarrollado, los de la última generación pueden especular y hacer comentarios políticos, pero son bastante mas caros. 
- Hummm ¿Concretas? ¿Que tamaño de rabo tiene tiene tu dueño?
- Bastante grande con respecto a la media nacional. 
- ¿No puedes ser mas específico?
- 21 cm. y 1/2 por 5,2 cm de diámetro.
- Vaya no está mal, aunque el tamaño no importa.
- Soy un contestador mágico mi señora, le aviso que no necesita emplear mentiras de humanos.
- ¿Tu sabrías a que hora va a venir hoy?
- No sé, cuando ha recibido la segunda llamada se ha duchado y ha salido corriendo, activándome para que realice mi función. 
- ¿Le podrías dejar un mensaje para cuando vuelva?
- Si, espera la señal Pip, pip, pip, piiiiip...









lunes, 4 de junio de 2012

Ya se que parece que por fin he perdido la razón, pero desde hacía un buen rato me parecía oír en la lejanía una voz femenina de mujer, a pesar de lo apartado de la civilización en que se encontraba este camino, hasta hoy pensaba que los cantos de sirenas eran solo audibles en el mar, por lo tanto debía ser una ninfa pérdida en el bosque, mi mente se perdió entre los sufridos marinos que acompañaban a Odiseo y en el peligro de las Sirenas, cuyo canto enloquecía a quien las oyera y que para evitar una muerte segura siguiendo los consejos de Circe, Odiseo ordenó a sus hombres taparse los oídos con cera y mientras mandó ser atado al mástil para evitar tirarse al mar.



Intentaba desactivar mis oídos pero pasaron dos cosas, por un lado me encontré pizarra mojada en el suelo y por otro la deliciosa voz femenina tomó cuerpo tornándose en grito.
-¡No toques el freno delantero!


Era tarde, pues ya había tocado dicho freno, para los que vayáis en bici, sabréis que la pizarra mojada resbala muchísimo y que la ley de la gravedad en bajada acelera de mala manera esos malditos mecanismos de dos ruedas.
-¡Que volteretas mas bonitas!¡Que afortunado el cáctus te ha parado!


Esta ironía ya colmaba mi ya castigada paciencia, estaba abrazado a una familia de cáctus 'higo chumbo', a ella unido por cientos de espinas y la verdad es que no me apetecía imaginar la dolorosa separación.


-¿Dices en serio que no me hiciste caso por que te pensabas que era la voz de una ninfa del bosque? ¡Creo que la caida te ha sentado mal!


Preferí esta excusa que la de la sordera momentánea, el caso es que afortunadamnente para mi orgullo herido, ella se había caído en el mismo lugar y mostraba también el cuerpo adornado con elementos silvestres y pequeños pinchos que atravesaban su hermosa piel.


-¿Me dejarías quitarte las púas y luego tú me quitas las mías?
-Empiezo yo, pero te aviso por experiencia que son muy finas y habrá que ser concienzudos.
-No importa pero entonces ¿Mejor me quito el maillot no?




Me sentí como los compañeros de aventuras de Odiseo, sucumbiendo a los cantos y encantos de una mujer de hermosas curvas totalmente desnuda, tendida boca arriba sonriente y entregada a mi habilidad para sacar púas. Menos mal que nadie me ató a un mástil, ya se amables lectores que estareís pensando el mal rato que me espera y sereís solidarios con mis desgracias .....

viernes, 1 de junio de 2012



Comprobando que no queda arena en el bañador
 Después de lo acontecido en el post anterior, las 127 personas que componen el equipo de este blog han sido obligadas por resolución judicial a publicar una segunda parte, en la que se confirma que todo fue un terrible malentendido. Por rigor informativo nos vemos obligados a plasmar la realidad de la situación.....

Hay que ser minuciosos, cualquier grano de arena
puede confundirse con celulitis

Como las 2 parejas en realidad tenían lleno el bañador de arena y de una forma malévola, con fotos vídeos y documentos gráficos se sugirió que estaban 'fondones' y llenos de celulitis.


Mientras se quita la arena a veces se puede perder el equilibrio

Quitarse la arena, no es fácil....

Para demostrar que no queda arena solo hay una forma .... :)
Claro que sin bikini, no hay arena incrustada.

A este menda , que se quedó en este estado sin darse cuenta, lo detuvieron por escándalo público y agravio comparativo con las autoridades 

Quitar la arena del cuerpo exige una serie de sacudidas que pueden ser malinterpretadas

Agradecimiento al verse liberada de los granos (de arena)

Como se puede apreciar este chico parece que tenga celulitis en la espalda pero es arena 
Hay que entender que la vida 'social' de estas personas ha sido duramente machacada, pues las fotos con los bañadores llenos de arena han recorrido todas las webs sociales y han perdido sus contratos millonarios en las cadenas de television .....

lunes, 28 de mayo de 2012

La situación se volvió insostenible, los Pararazzi armados con sus grandes cámaras desmentían las acusaciones, M.F.R. estaba fuera de sí.



-Mi hermana no tiene celulitis, yo el año pasado engordé cuatro kilos y no se me nota casi nada en las fotos, estos tipos despreciables han puesto filtros especiales en sus cámaras para que salga bien reflejada, me parece de una maldad tremenda porque nos fuimos a una playa bien apartada y encima que nos robaron fotos, no nos cuidaron la imágen, si estuvieran 'arregladas' las fotos aún. de este modo no permitiremos que se publiquen, bajo ningún concepto.


L.F:R. afirmaba que no sabía que era eso del 'Kamasutra' que se añadía en la portada de las fotos, ella solamente confirmaba que el bikini se le llenó de arena y que por eso parecía que su culo tenía un cierto grosor y añadía que las imágenes captaban el momento en que se daban cuenta del incidente y que de calientes no tenían nada, que solo estaban quitando lo que sobraba dentro de los bañadores.


En días anteriores y coincidiendo con la llegada del verano L.F.R. había sido fotografiada sin la parte superior del bikini y con una substancia extraña en sus pechos, lo cuál provocó el interés de periodistas gráficos de varios paises.





El caso es que los dueños de chiringuitos y hostelería de la zona manifiestan su asombro por el incremento de pernoctaciones y gasto turistico en la zona (venta de prismáticos), minimizan el problema y se ofrecen a aplicar totalmente gratis técnicas de tratamiento fotográfico como se hace con otras celebridades para que no se vuelva a repetir tan desafradable experiencia. Por otra parte han ofrecido la estancia en la población a las dos parejas durante toda la temporada estival.




sábado, 26 de mayo de 2012

Estaba totalmente atónita.


Al abrir el buzón antes de ir al trabajo, le había aparecido una invitación en una cartulina apergaminada para una comida en el mismo día, la verdad es que se confrontaron la curiosidad y sentido común y ganó la primera, de este modo se ahorraría una tediosa sesión de cocina y 'casualmente', este jueves por la tarde podía 'saltarse' la oficina con una buena excusa para poder desentrañar tan insólita invitación .......Se fue al trabajo con una sonrisa dibujada en el rostro.

Se le hizo muy larga la jornada, por fin a la hora estipulada se presentó con una botella de vino blanco, la mesa estaba servida con exquisito gusto, las persianas dejaban pasar rayos de luz como cuchillos brillantes, su secreto admirador cocinero tenía una sonrisa muy desestabilizadora, tomó el vino y le ofreció su mano, notó un escalofrío con la tibieza de aquella mano grande pero que denotaba mucha suavidad, la acompañó tomándola del talle y se sintió levitando hasta la mesa que estaba cubierta con un mantel blanco de tela, abrió el vino y lo depositó en una cubitera plateada llena de hielo picado.

De repente al mirar a los spaguettis, la sonrisa se le heló por unos instantes, le pareció que se movían, evitó mirarlos y se dedicó a contemplar a su inesperado anfitrión, movía elegantemente sus manos entre las viandas, la sirvió con una extremada habilidad. Estaban exquisitos.

No se sabe muy bien que pasó luego, el caso es que parece ser que uno de los spaguettis enrollado en su tenedor pareció recobrar su estado anterior, se desenrolló por si mismo ayudado por la salsa, quedó colgando de las horquillas del tenedor y en un último esfuerzo realizó un doble salto mortal con aterrizaje impecable en su blusa de seda de blanco puro. Quedó ahí enroscado sobre si mismo, tan largo cual era formando una 's', rozando la piel y amenazando con meterse dentro de su escote aprovechando el deslizamiento que proporciona la viscosidad del rojiza tomate.
El tenedor se le escapó entre los dedos y acabó su vuelo en el plato, salpicando zonas aún no manchadas de manos, mesa y blusa.

Un instante lleno de silencios, luego una tímida sonrisa y la típica frase despues de un desastre:
-¿Tienes quitamanchas?
-Yo creo que lo que necesitas sería un quitablusas, está totalmente manchada, lo mejor es que te la quite, la dejamos en remojo con un poco de detergente y luego a la lavadora y de aquí dos horas como nueva.
-¿Sabes? Es la excusa mas buena para desnudarme que me han hecho nunca. 
-Como quieras, puedes seguir con tu spaguetti colgando a mi no me molesta, mas bien me gusta, te da un aire 'florido'.
-Quítame la blusa por favor que tengo las manos llenas de tomate.

Allí quedó la blusa en remojo en un recipiente en la cocina, mientras seguían comiendo, esta vez con el torso desnudo de ella y el de él (por solidaridad), los spaguettis seguían saltando del tenedor a la piel, adoptando formas extrañas o enroscándose en los pezones que dadas las circunstancias se endurecían entre el contacto de aquellas pequeñas serpientes de suaves contornos y los dedos serviciales que los limpiaban.




Al lado de la blusa en remojo se podía leer en una caja metálica, "Spaguettis vivos amaestrados", manejar con cuidado, Napoli, Italia.

miércoles, 9 de mayo de 2012

Diría que me haces trampas
Mientras yo tiro el dado
Tú me levantas la falda
Claro, no puedo probarlo
Por eso si caigo en oca
¿Seguro que no mientes?
¿Hay que besar en la boca?
Al cruzar por los puentes
me haces ir descalza,
y la blusa en prenda quieres
Diría que me haces trampas
De vuelta del puente
¿Hay que volver a besarte?
Salto un par de ocas
En un golpe de suerte
Más debo perder tres turnos
Al parar en la posada
Seguro dice la norma
¿desnuda sobre la cama?
Es una partida rara
Diría que me haces trampas
Paso de dados a dados
sentada en tu regazo
¿Quieres que caiga en oca?
¿O que bese otra vez tu boca?
Después de un gran avance
Ahora he caido en un pozo
¿debo estar a tu alcance
hasta que te toque el muslo un poco?
Uno, dos, tres cuatro
mientras en tu regazo
marcan mis dados
Confiesa que me haces trampas.
con reglas inventadas..........

jueves, 3 de mayo de 2012

El paciente 179, levantó los párpados de una forma imperceptible luego abrió muy despacio los ojos y clavó su mirada sin parpadear, en los azules e inexpresivos ojos de la experta especializada, se produjo un desafío de miradas que duró eternamente.
La espalda de la neuróloga especializada fue recorrida por una descarga eléctrica, gracias a su profesionalidad no se reflejó en su rostro, pero fue invadida por una tremenda inquietud, no podía apartar los ojos de esa mirada penetrante.
Pronto comprendió con toda certeza lo que estaba pasando:


El paciente 179, le estaba leyendo sus emociones.....


El interno sonrió conocedor de su poder, lo hizo, sin parpadear, sin apartar la mirada taladradora de los ojos de ella. Agatha carraspeó ligeramente, ajustó su hermosa melena, cruzó las piernas y se ajustó        las finas lentes.
-Buenos días, Agatha. ¿Te encuentras bien? Tus manos tiemblan un poco.
Su voz era melosa y atrayente, hablaba de una forma muy hipnótica. 
-¡Llámeme doctora! Y vístase, (estaba descalzo y solo llevaba el pantalón del pijama acordonado, mostrando un cuerpo muy atractivo y unos abdominales muy marcados) debemos rellenar unos formularios.
-Si no le importa doctora, permaneceré como estoy, no voy a ninguna parte. ¿Le molesta ver mi torso desnudo? Pues a mi en cambio no me molesta en absoluto ver sus piernas, son preciosas.

Agatha azorada cruzó de nuevo las piernas rápidamente, y se arrepintió de ir con aquella falda tan corta, acercó el bolígrafo a la casilla:
"NO RECUPERABLE" (de la ficha de diagnóstico previo).

No pudo marcarla, a pesar de intentarlo varias veces, de nuevo aquel rostro sonriente y desafiante, los profundos ojos que no perdían un solo detalle de su figura femenina, volvió a sentir un estremecimiento, se supo otra vez deseada como nunca.

Observó que el paciente se hallaba en estado de excitación, una gran  protuberancia en su entrepierna le delataba, aunque su rostro no reflejaba ninguna emoción, la respiración de la psicóloga especializada se tornó irregular y profunda, tal era el estado que le provocaba aquel extraño hombre, intentó que no se le notara pero sus manos sudaban abundantemente y quedaron marcadas en el cartón de las tapas de la carpeta.


-Rápido, inmovilicen y preparen al paciente para una ducha de agua fría. Ordenó con voz seca por el interfono.

Pero a partir de aquí, ya nada fue igual, Agatha salió de aquel recinto, manteniendo la compostura como pudo y caminando deprisa para alejarse rápidamente, no podía explicar la excitación que le suponía saber que le hubiesen leído de esa forma sus intimidades, se sintió totalmente desnuda y atraída por el nº 179.

El problema es que dicho paciente dependía de su diagnóstico para extirparle su condición de ser humano para convertirlo en un vegetal mediante una lobotomía experimental a la que se había ofrecido, pues era uno de los psicópatas y violadores mas peligrosos entre los internos, con muchos terribles asesinatos a su espalda.


¿Que le estaba pasando? una de las mentes mas preparadas, equilibrada, estable, y difícil de impresionar. En esos momentos le gustaba sentirse vulnerable, desprotegida, anhelante, hambrienta, sensual... pero no dejó transcurrir la noche.

-¡Abran la puerta y déjenme a solas con el paciente!
-¿A solas?
-¡Obedezca le digo! Por cierto vaya preparando el formulario para un traslado inminente.

sábado, 21 de abril de 2012



Una imágen vale mas que mil palabras

miércoles, 18 de abril de 2012



Un olor penetrante y dulce a tabaco y marihuana me envuelve cuando bajo los escalones que me llevan a aquel pequeño antro bajo la Plaza Real, los acordes de la música en vivo han empezado ya y los clientes se mecen en las sillas, rodeados de cervezas bajo el ritmo de una percusión hipnótica.

Observo a unos negros con gorras de colores y algunos conocidos de vista, uno me ofrece un trago de cerveza fría, otro me ofrece algo de hierba jamaicana, el efecto psicótico es casi inmediato, pronto estoy volando, la música me transporta a otra dimensión, siento como si subiera por las paredes para aterrizar una y otra vez en el mismo sitio, en este local se interpreta 'funk' y 'jazz' casi a partes iguales, los sonidos de los bajos penetran poco a poco en mi sistema nervioso, cada nota se mete mas que la anterior y penetra profundamente en la espalda y las piernas empiezan a desentenderse del cerebro y a obedecer a los músicos allí presentes.
¡Ah! por fin dejo de pensar y el cuerpo se suelta como si cada articulación y miembros se relajaran por completo, los brazos ondean como trozos de gasa bajo los efectos de la brisa, se mueven las caderas en lentas ondulaciones, los hombros se agitan por cuenta propia, fluidos y libres como las ramas de los árboles con el viento del mar.

Mi mente va enterrando gradualmente todas las ansiedades, tensiones y frustaciones, todo mi cuerpo se armoniza con la música, ahora estoy en la pista de baile, sincronizado con la pequeña multitud, dejo de observar a dos hombres besándose tiernamente a mi derecha, los enormes marines negros de delante moviendo impetuosamente sus músculos y la altísima y escultural negra a mi izquierda que se mueve con la flexibilidad de un junco, estoy completamente absorto en la plegaria de éxtasis entre mis movimientos y los acordes.

Una fina capa de sudor perlado cubre mi cuerpo, desde los poros del cuero cabelludo a la creciente humedad entre mis piernas, el ritmo pegadizo continúa, la pista de baile está tan abarrotada que rozo a los más cercanos con brazos, manos y caderas.

Noto una presencia que está detrás de mí, estoy demasiado concentrado como para darme la vuelta, de vez en cuando, una rodilla me roza ligeramente las nalgas, una mano me toca la cadera, por hipnótica que sea la música, el bailarín que me cubre las espaldas invade mi estado soporífero, me muevo hacia delante para huir, pero los pies descuidados de los rastas que tengo delante me obligan a retroceder.

Me tambaleo hacia atrás, siento unos muslos blandos que no retroceden, ahora se que se trata de una mujer, me vuelvo ligeramente para mirarla, pero las ondulaciones de mis caderas siguen haciendo que me frote contra mi propia erección, mi cuerpo empieza a implorar el contacto tan ansiado mientras mi espalda, caderas y culo se funden mas y mas con los movimientos de la desconocida, sus manos ahora guían los giros de mis caderas y bailamos en una sincronía casi perfecta.

Mi corazón pierde un latido cada vez que mi espalda o la parte posterior de mis muslos la encuentran en su camino, sus manos siguen aferradas en mis abdomen, esta vez sin recato, atrayéndome poco a poco hacia ella, hasta que siento su pecho contra mi espalda, la hebilla de su cinturón contra mi culo, la música me mantiene allí, no me asusto, porque el toque, la sensación, hasta el olor de esta desconocida me resultan familiares quizás bailamos también entre recuerdos del pasado ya olvidados y presencias por vivir.

Nos acompaña el olor penetrante y dulce del incienso y el color azulado del humo sobre el sudor que baña nuestra piel, olores que ahora me envuelven, me unen a su cuerpo, mientras la música sigue y el público se mece bajo su ritmo pegadizo.
Ahora sus manos me acarician de nuevo el abdomen, noto sus pezones rígidos contra mi espalda, todo está permitido en este oasis mágico envuelto en acordes, en el único momento de lucidez me da la impresión de que todos nos miran pero advierto que ese universo está entregado a los acordes, ignorando el entorno.

La desconocida me arrastra hacia su radio, cedo ante su fuerza suave, sus brazos me rodean, y nos mecemos con la percusión como si fuéramos uno, mis caderas le responden a ella automáticamente pasando de mis órdenes, presionándose contra ella, mas y mas, de alguna manera, su mano se ha movido discretamente bajo mi camisa y mi mano de una forma totalmente desobediente e impropia bajo los pliegues sueltos de su falda negra de gasa, sus muslos están totalmente mojados y sus bragas bajan con facilidad, noto que mis dedos comienzan un lento masaje siguiendo el ritmo que lo envuelve todo, mis dedos acompañan cada acorde del poderoso bajo con una embestida profunda, ahora, mi único temor es que la música llegue al clímax antes que yo, el suspense crece y crece, la pieza de funky es interminable, me tiemblan totalmente las piernas, estoy ardiendo y jadeante, no se como ella se ha metido en mi sangre, pero sus pequeñas contracciones incontroladas me hacen hervir.

Instintivamente, apoyo la parte posterior de mi muslo para frotarlo contra su sexo, ella entonces baja la cremallera y mete la mano bajo la bragueta de los jeans y empiezo a gemir, la tensión es muy fuerte, vuelvo la cabeza, pero la penumbra sólo me permite ver la silueta de una cabellera rubia, no importa ahora ya sé quien es.

En venganza no quito los dedos de su clítoris palpitante, quiero robarle su aliento, quiero oír sus gemidos sobre mi espalda, ahora un fuego frío me domina, me deja suspendido en el abismo interminable del vacío, mientras noto sus convulsiones y yo me disuelvo en una cadena de explosiones mientras su cuerpo estalla al unísono, se me doblan las rodillas, me apoyo en ella cuando estoy a punto de caer, sosteniéndome en sus hombros hasta que recupero el equilibrio.

La pieza termina, y la multitud se vuelve loca, aplaudo con la mirada, casi sin fuerzas y me vuelvo para besar a mi bondadosa compañera y estudio el cortejo previo para poder repetir el conjuro algún día, pero ya se ha ido.

Unos brazos potentes me ayudan a subir los escalones para salir del local.
-¡Pero si no quiero irme todavía!.
-No, no te vas, te echamos.
-¿Por que soy blanco?
-No, porque no sabes bailar, te has estado moviendo como un espantapajaros desacompasado toda la noche, pisando a todo el mundo y molestando con tus ridículos braceos, luego has empezado a proferir alaridos hasta que has desconcentrado a los músicos.
-Pero, yo le gustaba a esa chica.
-Esa chica era la cantante y ha bajado del escenario a ver si podía apartarte del centro de la pista y tu vas y le metes mano.
-¡Pero ella me ha metido mano a mi también!
-El que te ha metido mano es ese marinero negro que tenías delante al que por cierto has pisado repetidas veces, supongo que se ha pensado que era tu curiosa forma de cortejo.


(Título alternativo)


La transformación de


la mariposa en capullo

miércoles, 11 de abril de 2012


-Soñé que te tuve, durante tres largos días. 
  
La miro y no contesta, pero me doy cuenta que no puede haberme oido porque no recuerdo haber emitido mi propia voz, luego me acuerdo que hace unos meses había estado con ella, saboreando su piel y susurrándole al oído todo tipo de cosas, ¿tan rápido pasa el tiempo? o quizás he vuelto a mezclar deseo con realidad.


Ahora estamos en un bar y esto parece algo de otra vida, no se como hemos llegado los dos aquí, frente a frente, me estoy dando cuenta que no paro de repasarla con mis ojos, me pasaría la vida entera mirándola, por fin abro la boca y le digo. 
  
-Quizás debería olvidarme de ti y buscarme una chica que quisiera estas palabras que aún no te he dicho, pero ninguna otra tiene tu sonrisa, tu voz o tu mirada cristalina. 
-Ni mis tetas o mi culo.  
Añade ella con una sonrisa pícara y se deshace todo el encanto, noto que enrojezco. 
  
Por suerte en el espejo que tenemos delante veo que aún no he abierto la boca, lo cual me alegra, aún tengo otra oportunidad, la vida dura lo que tarda en esfumarse un momento y yo soy experto en 'esfumarlos', tomo un sorbo de cerveza mientras la conversación paralela sigue por otros cauces pero mis mejillas siguen de color carmesí.

 

sábado, 7 de abril de 2012

-Puedes pedirme tres deseos eróticos, menos follar lo que quieras, estoy comprometida y encerrada por haber sido infiel a mi anterior amo y comprenderás que no quiero quedarme aquí para siempre.

Nunca pensé que la compra de aquella vieja lámpara de aceite por eBay, me hubiera dado un susto igual, el caso es que ya ni me acordaba de haber pujado, ofrecí un euro y me olvidé del asunto, hasta que un buen día, llamaron a mi puerta y un operario de FEDEX me la entregó.
Estaba perfectamente protegida en un sobre con burbujitas y varias hojas de papel de seda de colores, era dorada y parecía bastante antigua, la froté con un paño para que brillara más.

Un destello fulgurante me tiró hacia atrás y sentado en el suelo, de la pequeña abertura salía un humo brillante azulado, formando en el aire la figura de una voluptuosa y hermosa mujer semidesnuda que me habló con una voz muy sensual.

Entonces también pensé lo que seguro que estáis pensando ahora, que por fin había perdido la razón.

Pero debía sobreponerme, alguien había encerrado a una hermosa mujer oriental en aquella lámpara.
Decidí sacrificarme y pedir esos deseos eróticos...... ¡Hay que ser solidario con las mujeres semidesnudas que salen de las lámparas!

Al principio pensé en lo típico, una buena felación, o una masturbación entre aquellos hermosos pechos pero me sabía mal que la 'genia' abandonase mi lámpara pensando que era el típico salido que se encuentra una lámpara de Aladino erótica, de modo que le pedí los siguientes deseos:
-Mira, primero quiero que cada deseo que te pida, tú me pidas a mi otro, lo que más desees en cada momento.

-Pero entonces tendrás 6 deseos, los tuyos más los mios……

-Tu misma pero estás a punto de incumplir el primero.

-Vale acepto, concedido.

-Mi segundo deseo es aplastarte con las yemas de mis dedos en tus labios deliciosas y aromáticas frutas del bosque, hasta que sus jugos y perfumes te invadan, pero no puedas pasar tu lengua para saborearlos.

-Buffffff, pues mi segundo deseo es que me limpies ahora mis labios con tu boca.

Heme aquí con la mujer más hermosa que jamás haya visto, totalmente desnuda sobre mi mullida alfombra, con los labios y parte de su cara de blanca piel manchada de fuertes colores, moras, grosella, fresas, me costó muchísimo limpiar aquellos labios carnosos sin comerlos, pero pasé mis labios humedecidos y en una tarea imposible le fui extrayendo aquellos néctares. Ella se retorcía de placer y entreabría la boca intentando crear un vacío que absorbiera mi lengua.
- Mi tercer deseo es hacer lo mismo con tus labios vaginales pero en lugar de mis dedos para aplastar la fruta, utilizaré mi miembro como un rodillo apretado entre mi vientre, contra tus muslos, contra tu cueva ardiente.

Aiiiiiiiis que mierda!.¿Crees que voy a aguantar otras dos horas con tu boca ahí saboreándome?. Ahora solo deseo que me penetres. Tu ganas, ya me quedaré aquí otro siglo hasta que encuentre a otro incauto.

sábado, 31 de marzo de 2012

Un homenaje a la mas terrorífica
frase diseñada por el ser humano


-¡Mira que te lo dije!
-No seas catástrofista mujer solo nos hemos desviado un poquito del triángulo de seguridad marítima, seguro que esos vienen a advertirnos, además estamos en un humilde velero, las cosas no van con nosotros...


El caso es que una zodiac provista con un motor de 120 caballos avanzaba rápida hacia nosotros, huir era imposible pues era un día con mucha visibilidad, de modo que fui arriando las velas, ahora me esperaban dos temporales, los piratas y mi mujer, desde el camarote sonó como una trompetilla una voz chillona.


-¡A que marino de pacotilla se le ocurre una travesía por el Indico enfrente de las costas de Somalia!


-Tranquila mujer, seguro que vienen a informarnos.


Una vez abordados, me dí cuenta que llevaban un motor mágnifico un 'honda' de cuatro tiempos y 120 caballos de potencia, eran 4 somalíes de apenas 20-25 años, con el torso lleno de tatuajes y bocas desdentadas, por señas me indicaron que estabamos secuestrados y que si queríamos seguir con vida, teníamos que pagar un millón de € (me costó un poco llegar a esta conclusión por lo elevado de la cifra), el caso es que también por señas les hice ver que no disponía de ese dinero y que el barco que habían abordado no valía ni 20.000 € en el mejor de los casos (en este punto los somalies empzaron a reir), sobretodo cuando vieron mi sencillo motor fueraborda de 5 caballos, el caso es que me dijeron que ya que era español mi país se hiciera cargo de mi rescate (ahí me dió a mi un ataque de risa), les expliqué que en mi país había sufrido otro ataque de piratas peores que ellos (los socialistas), que no habían dejado un euro y que estábamos en una crisis muy fuerte, también por señas les indiqué donde estaba la radio y que llamasen ellos por si no me creían, al otro lado de la radio al indicar que habían secuestrado nuestro velero y que pedían un millón de €, se oyeron también risas metálicas.


El caso es que aquellos salvajes de torso desnudo me indicaron también por señas que en este caso harían una excepción, violarían a mi mujer luego a mi y nos dejarían marchar, pensé que por fin podría tener una primera experiencia anal, pero les advertí que en lo referente a la violación se lo preguntaran primero a ella por si acaso y les advertí (por señas) que no era buena idea.


Bajó uno educadamente a preguntar, se oyó un golpe seco metálico y subió sangrando con una magulladura en la cara. Los otros tres bajaron en tromba y siguieron idéntica suerte, patadas en los testículos, sartenazos, mi mujer en su hábitat es muy peligrosa, el caso es que cuando salieron a por las armas, observaron que me habían 'caído' al mar y al saltar a su embarcación a por más, observaron como también les había cambiado el motor por el mio y había soltado las amarras, mientras ellos estaban intentando convencer a mi mujer en el camarote de las bondades de una violación mientras recibían sartenazos.


Cuando estabamos a un poco alejados, mediante el lenguaje internacional de las banderas, les dije:


-¡Os lo dije!


Y mi velero ahora vuela sobre el mar, tiene un empuje extra de 120 caballos, aunque creo que me toca un periodo largo de abstinencia, pues aún no me atrevo a bajar al camarote.

sábado, 24 de marzo de 2012





Como cada tarde de toros, se enfundó el dedal de plata, esperó sentada en silencio en la sala contigua a la enfermería desde la que se entra directamente desde el patio de cuadrillas, una pequeña puerta da acceso a un pequeño espacio de paredes encaladas, excavado debajo del tendido, dos sofás azules, una mesa, seis sillas, fotografías en blanco y negro de toreros famosos y de un caballo famélico con un picador, rompen la sencillez del recinto, fuera se levanta un griterío que avisa de la llegada del diestro.

A los pocos minutos su esbelta figura se recorta sobre el zaguán de la puerta, el traje de luces deslumbra, los adornos de oro compiten con los diseños de encajes granates y plateados, sobre raso de rojo anaranjado, su sonrisa es franca se sienta bajo la lamparita y ella le da los últimos toques, primero cose con el hilo de oro luego con el de plata y respetando cada uno de los diseños, no en vano es la creadora de los mismos, sus manos son certeras, solo agujerea la tela precisa para que ambos costados se encuentren sobre si mismos tras cada puntada obedeciendo esos dedos que funcionan con una rapidez inusitada, solo los roces justos por encima de la ingle y la aguja entra y sale velozmente arrastrando el hilo enhebrado, por fin el nudo final.
Sonríe.
-¡Listo!
Pudo detectar en sus ojos un momento fugaz de angustia, pero se tornaron en una sonrisa para volver a la expresión de seguridad.
-No se que haría sin ti. ¿Vas a ver la faena de esta tarde?
-No, me quedo aquí.



Otra vez el griterío ensordecedor, la trompeta, silencio y las gargantas afinadas poniéndose de acuerdo.
Olé! ¡Olé! ¡Olé! ¡Oleeeeeeeeee!
Aplausos.
Ella con la mirada absorta en una hornacina con una estatuilla de San Pedro Regalado, el patrón de los toreros.

De repente se oyó un golpe seco como de un saco sobre el suelo, luego la plaza entera gritó. Un ¡Ohhhh! sobrecogedor luego percibió un silencio no esperado y gritos desordenados.

La puerta se abrió de golpe con una patada, entró con los pies por delante, en volandas en manos de la cuadrilla con cara desencajada, el buscó su mirada, al encontrarla esbozó un amago de sonrisa, gritos nerviosismo, el cirujano se aproximó a la herida, un charco de oscura sangre manchaba ahora su traje, solo pudo balbucear.
-Ella, que me cosa ella.
Le aplicaron un torniquete y se puso a coserle la vena con un hilo de sutura monofilamento hasta que la sangre dejó de brotar, luego fue agrupando los músculos rasgados los reagrupó con una mano y con la otra suturaba cada uno con el hilo correspondiente sin preguntar a nadie, le resultaba fácil, la cantidad de veces que había soñado aquel cuerpo desnudo y hoy le podía ver su fémur, femoral, muslos y piel todo de golpe, al cabo de un buen rato le había cosido el muslo.
El cirujano estaba totalmente traspuesto, inmobilizado con el material de sutura en la mano, entre otras cosas porque aquella humilde mujer había hecho un trabajo mucho mejor de lo que de él se hubiera podido esperar y ni siquiera le había preguntado nada.



Antes de que perdiera el conocimiento ella le besó dulcemente en la frente (al torero, no al cirujano).



--- o o O o o ---






-Eres una costurera increíble pero hay algo que no te voy a perdonar.
-¿Ah No? ¿no te gustó como te cosí?.
-Si mucho, lo que no me gustó que me cosieras la piel con el hilo de oro y pusieras tus iniciales.
-Para que te acuerdes de mi.

;;