sábado, 27 de diciembre de 2008

Nos fuimos identificando, intentando casar los rostros con la vana memoria de las últimas escrituras, cada uno un blog...

-Hola, soy Clip, tu eres... ?

Y así uno por uno, fuimos desvelando el enigma de las sonrisas, los ojos, la forma de mirar, los tics rutinarios, la forma de atusarse el pelo, el rostro, las timideces.
Aquel encuentro tan inesperado, aquella noche de tormenta estruendorosa, lluviosa antipática, aquella ciudad extraña, de aquel país exótico, centro geométrico habilmente estudiado y decidido, habíamos quedado en conocernos en el mundo real, algunos bloggers, consumidores de un determinado tipo de literatura picante ;-), miembros absolutamente anónimos y apacibles, recibí un curioso e-mail, con una dirección, sin dilucidar mis motivos reales contesté afirmativamente, me llegó un plano y una extraña dirección.

Todos allí eran receptivos, a pesar de todas las interioridades compartidas durante los últimos meses, realidades y ficciones mezcladas, a medida que me identificaban por mi nick, me hablaban de algún párrafo concreto, de los que yo había olvidado, es curioso como funcionan nuestras mentes, yo también identificaba en un ejercicio de memoria histórica, mis lecturas preferidas, de todas formas una de las supuestas 'bloggers', no la distinguía claramente, parecía escondida entre las sombras, se comportaba de una forma misteriosa, intenté acordarme de aquella silueta recortada , identificarla con algún avatar, descubrirla descartando los ya conocidos, pensé que jamás había leido nada de ella ni visitado su blog, se mantenía en un rincón oscuro y alejado del bullicio de los demás, ...pregunte por ella, nadie me daba razón, de aquella hermosa criatura semiescondida, hasta que alguien me dijo que era una escritora de élite, famosa por varios libros escritos y que no me acercara porque era esquiva y muy sarcástica....

El local estaba levemente iluminado, pero a través de los ventanales, durante un segundo un haz de luz bañaba toda la estancia, seguiá un chasquido y al cabo de unos segundos un estruendo, entonces era como un flash, se distinguían caras de terror y después seguían las conversaciones en los pequeños grupos cambiantes,la música sonaba suave y me di cuenta en esos fugazes fogonazos, sus ojos me seguían, quizás mi aspecto bohemio no era apropiado, me inyectó una cierta intranquilidad.


En el centro del local algunas parejas bailaban, pusieron unos tangos y ahí saltaron las 'bloggers' argentinas en masa, demostrando sus habilidades y sacándonos a bailar, una vez en pleno movimiento me di cuenta que sus ojos, ya me seguían sin cesar....
La curiosidad y el enigma me acompañaban, vencí mi aversión por el ridículo, me acerqué hacia ella, para saludarla, me presenté, le pregunté por su blog, pero sus monosílabos iban matando poco a poco la conversación, como último recurso la invite a bailar, me dijo que ni hablar, pero eso me dio pié a preguntarle acerca de sus motivos y parece ser que fui tan pesado, que al fin accedió supongo que para que me callara de una vez, me tendió una mano deliciosamente suave y nos acercamos a la pista.


Acabaron los tangos y pusieron unas baladas sugestivamente románticas, que incitaban a estar cada vez más cerca, realmente era atractivo, pero su silencio y mirada cristalina me impactaban como cuchillos afilados.

¿Que secretos guardarían esos ojos azules acuosos y transparentes?

No hablaba, dejaba que sacase temas de conversación y se dedicaba a observarme con una tranquilidad que me ponía nervioso, ¿Acaso me estaba juzgando?
No obstante a pesar de su frialdad, su cuerpo bailaba armoniosamente, no rehuía mi contacto, solo que su mirada contrastaba con lo que intentaba ser una mirada cómplice por mi lado, asentando o girando lentamente con la cabeza en caso de una negación, sin sonreír en ningún caso
Me sentía como un ratón de laboratorio obervado, un bicho raro, incómodo y la curiosidad se transformó en un cierto rechazo, me resultaba una actitud prepotente, de modo que al acabar la canción intenté zafarme con un...

-Bueno, encantado de haberte conocido, a sido bonito mientrás duró.

Pero entonces, ella no me soltó y acercó su boca a la mía, pude notar su aliento suave, caliente entrando dentro de mi boca, invadiéndola, instantes antes de que sus labios quedaran parados a unos milímetros de los mios, sin besarme, mientras sus brazos bajaron lentamente pero decididas, tocando primero mi espalda, mis caderas y parte de mis muslos. No me atrevía a besarla por si se daba media vuelta.

Me hizo estremecer, pasé del despecho al ridículo y ahora al deseo, miedo y estupor ante tal dominio de mis sentimientos contradictorios, sin intimidarme le pregunté cual era el juego,
que no siguiera por ahí, me hacía sentir incómodo, me soltaría en breve me alejaría definitivamente de ella. Por fin pude oír su voz

-¡No!¡Ni se te ocurra!... luego al ver que me soltaba

-¡No te vayas por favor!

Estaba atónito, asombrado, sentí cierta tranquilidad cuando colocó su rostro en mi pecho. dejé que inclinase su cabeza y la apoyase y seguimos bailando otra hermosa balada que ya había comenzado. Me superaba la situación, no sabía como reaccionar, era algo complicado de entender, ¿Quién era ella? Dejé que sus ojos marcasen el ritmo, ese contoneo, ese ritmo pausado y cadencioso que me hizo sujetarla cuando ella quería retirarse.
Bailamos esta segunda melodía sintiendo el calor que emanaba de nuestros cuerpos, sus manos
delicadas sujetaron mi espalda con cierta fuerza, mientras mis brazos la cubrieron con cierta
protección. No comprendo que es lo que nos hacia sentir esa tranquilidad, pero ya no hablé más en toda la noche.

lunes, 22 de diciembre de 2008

Única luz a través de aquella ventana de madera descuartelada, la luna bañada de espuma blanca compitiendo con las líquidas perlas de tus cabellos......inundando la estancia de azuladas luces temblorosas.

Sientes mis pasos por el crujir de la madera, tus pestañas mojadas se abaten, sientes sobre tu espalda el agua caliente, en aquella vieja bañera de porcelana en el medio geométrico de la habitación....

Luego soledad, lejanía, hasta que percibes más pisadas, huecas, lentas y por fin el agua caliente, acariciante y bulliciosa que resbala por tu pelo hacía tus hirvientes profundidades....

Tras la ventana, misterio blanco y luminoso, ramas negras movidas por el viento. Luego un silencio tenso roto por el leve chapoteo de tus piernas al cambiar de posición. Pasan los minutos muertos como losas, sin hacer nada, alternas la mirada clavada en la ventana y el rojo interno y pasional cuando cierras los párpados y miras por dentro, divagan los pesados pensamientos, disfrutando mentalmente pero el cuerpo aparentemente inmóvil. Odiosa pereza.

Gotas de sudor recorren tu piel mojada, las puedes reconocer por lo helado de su contraste, recorren tu piel como cuchillos, tus labios mordidos agrietados en sequedad solitaria, suplicantes de un beso para mitigar su dolor, desean por agua fresca ser aliviados, garganta retorcida y deshidratada por la propia saliva tragada.

Horas muertas y miradas perdidas. Por fin la bañera está llena de agua y me quedo mirándote desde el contraluz, viendo como emergen tus muslos plateados por la luz, dejando mi silueta luchando contra la redondez de la Luna....
¿Eres tan bella realmente?, o ¿Es mi mente enamorada que transforma la realidad?

Me acerco por detrás, dejo inundar una gran esponja suave, de ese agua caliente que paso por tu nuca, apretándola y dejando que el agua caliente resbale, coges mi antebrazo y te incorporas para que pueda ver las curvas deliciosas de tu espalda, las sigo con la esponja mientras tu mano me guia en su recorrido....

Echas el cuello hacia atrás y gimes, ahora al llegar a tu cuello, sigo por tus mejillas y al llegar a tu boca muerdes la esponja, dejando que el agua tibia y dulce alivie la sequedad de tu garganta, luego la esponja cae entre tus piernas y metes mis dedos en tu boca....

Te abrazo como un oso, con los brazos cruzados, apretando ligeramente tu vientre intentando buscar a ciegas esa esponja en las profundidades de tu entrepierna.

-¿Te bañas conmigo?

-Si
Desnudo mi cuerpo trás tuyo y pronto notas la tibieza extraña de otro cuerpo que se te acopla a la perfección, que adopta tus formas en paralelo. Que se introduce lentamente rozando tu espalda....Y que desborda el agua de la bañera en una leve cascada de vaso rebosado.


Solo puedo acordarme de tu imagen a través del agua, bajo tus empujes salvajes, casi sin acordarme de respirar...

video
Este post no acaba aquí...
Aquí os paso el video original por si teneís curiosidad ....primero Bajar y luego ver.
.... más abajo podeís leer la versión de Amy sobre el asunto

domingo, 14 de diciembre de 2008

Según las últimas informaciones, esta noche se puede ver la Luna llena más grande de todo el año....
Con un candelabro de velas azules en mano, miro el viejo reloj de pared y subo las escaleras de vieja madera, que a cada paso chirrían bajo mi peso, por su mal estado, las 4 de la mañana, ...llego a mi habitación...


La luna vestida de espuma blanca ocupa mi ventanal entero, abro la ventana, me quedo ahí en silencio, dejo pasar la brisa de la noche gobernada por mil estrellas, provocando un tenue escalofrío.

Me arropo con las mantas y me acurruco en mi enorme cama, es una cama tan grande que hace que me pierda en ella, estar solo me deja en evidencia perdido en tales dimensiones, fuera la tranquilidad, la taciturnidad de la noche.

Mirando esa Luna gigante, logro cerrar mis ojos y entrar poco a poco en la embriaguez del mundo de los sueños...

¿Serán esta vez sueños ansiados o no deseados?

Una presencia, siento cerca de mí..el susurro de voces inconclusas que hacen despertar mi interés, al mismo tiempo hacen que mi corazón palpite fuertemente y mis piernas tiemblen dudando si la causa es el frío....

Me intriga y lo temo, lo siento cerca y distante, me confunde, me atrae, me aterra en círculos desiguales, entonces esas voces susurradas, entran más fuertemente en mis oídos, en mi mente , intentan utilizar su poder para llevarme con ella, haciendo erizar el vello de mi piel, cierro mis párpados con fuerza para huir, pero el sueño se apodera de mi y abro los ojos ya sin voluntad, apareciendo su mirada inexpresiva, que no sé porqué, me cautiva, será el temor que me atrae sin explicación, o esa sensación de vida sin vida que veo en sus ojos, en su inexpresividad, su bello rostro blanquecino compite con la Luna y es incapaz de identificar y expresar emociones, sus mejillas adolecen de color, quizás sea porque estoy mirando a través de mis propios párpados cerrados.


Una curiosa voz interior, me dicta que tipo de miedo debo tener, pero decido entregarme, ¿qué puedo perder? al fin y al cabo es un sueño y luego despertaré, entonces siento su helada mano...su mano,en mi cuello..., lo agarra con fuerza...y noto como el calor sube a mi cabeza, sediento ese ser, temido y querido, que agarra bruscamente mi frágil cuello, tiernamente, pero sin compasión..., sus labios se acercan, llenos de gula repugnante, me mira a los ojos con deseo, deseo de animal muerto de hambre, tal vez como un lobo en busca de su presa, o como una mujer solicitando unas caricias negadas, echa hacia atrás mi cabeza...y pone sus labios en mi piel, me besa en el cuello... y la roja sangre que no se si es mía, empieza a derramarse...ese mareo tan extraño y el manto caliente bermellón, cubre mi fria piel, me da un placer indescriptible.


Esa hermosa mujer, ese monstruo femenino, esa vampiro, cuya sed yo sastisfago aparentemente de manera solidaria...encantado de que la sangre de mis venas corra por sus hermosos labios, con la dulzura de mi ser... con el deseo del placer, con su amor cautivo y mi temor...

Con su inexpresividad y mi interés... sin mi permiso acabó con mi vida,
Ella, esa siniestra pero irresistible mujer, me llevó a otro mundo inconcreto.
Sin sentir, sin querer, sin amor, sin compasión...sólo dejándome saciar su sed y su placer, su lujuria que era la mía.
Logro entornar mis ojos, hago palanca con mis pestañas y unos milímetros de luz de luna, me hacen entrar poco a poco en el mundo de los vivos.

¿Será esta vez una vida ansiada o no deseada? ¿Estará ella allí?
¿Qué perdí?, perdí lo que definía mi ser.


lunes, 8 de diciembre de 2008

Ayer me emborraché..... Sí ayer, me emborraché.
Todo daba vueltas en mi alrededor inmediato. Me hacía tanta gracia que las paredes de mi habitación diesen vueltas, que decidí poner la música a todo volumen e intentar alcanzar las paredes con mis dedos.
Iba tan rápido que sin darme cuenta despegué.....
Durante el vuelo pensaba en cual sería mi destino.

Pero enseguida lo supe. Estaba en tu habitación, frente a tu cama, tu dormías tranquila. Incluso dormida eres insoportablemente preciosa.


En ese momento bendije a la luna, porque un rayo azulado me dejó ver solo tu cuerpo en aquella obscuridad, bendije a la oscuridad por no ser muy severa y dejarme ver tus labios inertes, reposando tranquilamente.
Pero al acercarme a besarte tropecé con la cama de mi habitación y caí. Con el mareo tuve que levantarme del suelo.

La lluvia al chocar con la ventana, repetía tu nombre, tan estrepitosamente, que se colaba en mi mente y junto con el alcohol golpeaba mi ya tocada cabeza. Me di cuenta de que algo sonaba mas alto que la música e incluso mas que la lluvia en la ventana. Eran mis lágrimas cayendo encima de las ya lloradas. Cuando el alcohol dejó de emborronar mis ojos, descubrí que en cada lágrima estabas tu dormida en tu cama, lo que hizo que se cerrase el círculo y que cayesen mas lágrimas.
Solo en mi habitación otra vez después del vuelo, con la mirada perdida en el lluvioso paisaje que puedo ver a través de la ventana, me siento incompleto.
Pienso en como me siento y me concentro en aquello que me falta, lo que me hace sentirme vivo.

Cierro los ojos y ahí estas, a mi lado.
Aún no puedo verte pero siento tu presencia, un agradable calor que me indica que estas conmigo.
Mis labios se fruncen en una sonrisa al captar tu perfume, cálido y suave. Inspiro profundamente intentando llenarme de ese aroma similar a la canela, ese perfume 'Anais' que tanto te gusta, que te acompaña.
Concentrándome un poco mas capto sutiles diferencias en el perfume que satura mi olfato... el olor suave y dulce de tu cuello, el atrayente aroma cálido de tu escote...
Mantengo los ojos cerrados, disfrutando de la sensación.
Escucho tu respiración.
Cerca, muy cerca.
La tentación de volverme es casi irresistible, pero me recreo en el limite, alargándolo lo más posible. Mi corazón comienza a acelerarse, siempre lo hace en estos momentos. Mi sonrisa se ensancha al comprobar que mi cuerpo me desobedece y se gira hacia ti, no puedo, ni quiero, detenerlo.
Ahora te siento aún mas cerca, enfrente de mí.
Tal vez nos separen unos centímetros, o quizá milímetros, no tengo forma de saberlo.
Siento como tu mano acaricia sutilmente mis labios, la sonrisa que tu me enseñaste a dibujar en mi rostro. Es un roce casi imperceptible, pero la sensación es poderosa.
Adelanto mis manos para acariciarte, me detengo a escasos milímetros de tu piel. No puedo verte, pero casi puedo sentirte.
Paladeo la anticipación que embarga a mi corazón, el deseo irrefrenable que tú alimentas. Cuando de nuevo mi cuerpo me vence por fin toco tu suave piel, tan dulce y delicada comparada con la mía.
Recorro con mis dedos la línea de la mandíbula mientras me imagino tus ojos azules casi transparentes, clavando la mirada en mis cerrados párpados. Tus manos tampoco están quietas, no pueden estarlo, y recorren suavemente mi rostro hasta entrelazarse en mi nuca. Me atraes hacia ti, y mientras lo haces mi corazón bombea aún a mas velocidad, me sumerjo en tu aroma, en tu tacto.
Nuestros labios por fin se tocan, la sensación mas dulce del mundo. La suavidad de tus labios buscando los míos me provoca una serie de descargas eléctricas imperceptibles que recorren mi columna.

La sensación es tan fuerte que mi respiración comienza a acelerarse. Mi lengua recorre tus labios y tú la permites entrar. Comienzas a acariciar mi lengua con la tuya y no puedo evitar que un jadeo se escape entre mis labios.
Mis manos recorren tu cadera y te acercan a mí, tu también me abrazas con fuerza mientras el beso continúa.

Mi mente se ve asaltada por un millar de sensaciones placenteras y el mundo desaparece, solo estamos tu y yo. Nos fundimos en uno, deseo que suceda. Por un momento formamos parte de un mismo ser, en cuerpos separados. Dos cuerpos unidos por un sentimiento mas fuerte que la razón. Presiento que has cerrado también los ojos, he podido notar el aire de tus pestañas, cerrando los párpados, disfrutando tanto como yo de las sensaciones que recorren tu cuerpo. El beso se va impregnando de pasión, tu corazón late a la par que el mío, tu respiración se hace mas fuerte y profunda.

Los dos nos separamos a la vez, sintiéndonos felices, amados. Tu abres tus ojos y los clavas de nuevo en mis cerrados párpados. Sonríes y mi corazón casi estalla de felicidad. Abro los ojos para mirarte, sentirte con el único sentido que aún no he empleado, tu frescor aun está en mis labios, tu tacto perdura en mis manos, tu respiración resuena en mis oídos y tu perfume aun me hechiza.

Abro los ojos para verte... y me encuentro de nuevo en mi habitación. Solo, pero feliz porque sé que no lo estaré siempre. Sé que cuando te vea, todo se hará realidad, que tu me amas tanto como yo te amo a ti.
Ayer me emborraché, pero fue de alcohol y no de tus besos.

Sonriendo, me aparto de la ventana, a escribir esto para ti.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Hay días que no se entiende nada, este es uno de esos días.........
¿Que hacía aquella hermosa mujer de labios rojos?.
Dirigiéndose decididamente hacia donde yo estaba, esas caderas resaltadas por una tela negra ajustada, desafiante, avanzando felínamente, dejando a su paso miradas idiotizadas, trayecto seguido por boca abiertas, babeantes, un generoso escote trasero que muestra una espalda blanca infinita, penetrando a través de la niebla azulada, humo de cigarrillos que se aparta respetuoso al paso de aquellas curvas y repitiéndolas mil veces como ondas en el espacio envolvente, blancos cuellos de camisa embutidos en oscuros trajes de domingo, girándose curiosos, al compás de los cuellos que les pertenecen, conversaciones que se torman mudas a su paso, en el ritmo de una escena cinematográfica....

Miré hacia mi espalda, no había nadie, era evidente venía hacia mi, debía ser un error, un sueño, quedé petrificado parpadeando nerviosamente a lo 'Huges Grant', ella me sonrió, mostrando unos dientes blancos perfectos, su boca era grande y sensual, su rostro se despojó de toda dureza y se tornó simpático, tal estado me contagió la sonrisa. Acercó su rostro franqueando el límite razonable de lo correcto, adentrándose en los límites de la complicidad, pude aspirar su perfume ......

-¡ Hola !
Dijo con una volumen que solo pude oir yo, una voz seductora un tanto grave.
-Ho-ho-ho-la. Conseguí tartamudear.
-Verás, me llamo Marlene, querría que hicieras algo por mí.

A estas alturas, casi no me tenía en pié, al mismo tiempo que sostenía la sonrisa, buscaba entre las sombras la explicación a todo ello, alguna cabeza amiga burlona, una cámara oculta, solo rostros anodinos mirando distraídamente.

-Naturalmente,lo que quieras.
-Quiero que me dejes que te la mame.
-¿Ehh?


Aquello fue demasiado, se me doblaron las piernas y caí estrepitosamente en redondo, ella entonces, alargó sus brazos desnudos, sus manos eran suaves, las uñas perfectamente pintadas de blanco, mientras me ayudaba a levantarme, me sonrió un tanto pícaramente, mostrando la punta de su lengua entre los dientes.

'Hace unos meses, tuve una novia a la que extrañamente empezaron a salirle granos y a engordar más de lo que pudiéramos considerar normal, ella dijo que era por mi culpa y que lo mejor era dejarlo, pués su estima se desmoronaba por momentos, hace unos días volvió a pasarme lo mismo, esta vez la dejé yo, no por su súbito aumento de peso y granos en la cara, esa mujer parecía que estaba obsesionada por hacer el amor, concretamente con las prácticas orales hacia mi persona, quizás ahora pudiera resolver mi enigma.'

De modo que una vez me incorporé, le pregunté que razón había para tan extraña petición, me contestó que unas amigas mutuas, con las cuales yo me había acostado le habían comentado que mi miembro sabía a chocolate, pero de una exquisitez extrema de tal forma que les resultaba irrestible, empecé a atar cabos, hace algún tiempo se produjo un escape radioactivo en la central nuclear donde trabajaba, desde entonces me acompañaba un curioso olor a cacao, al principio pensé que era algún gas de la central, pero luego me di cuenta que era yo mismo, de alguna forma mis glándulas endocrinas se habían alterado, metabolizaban de forma diferente, pigmentando, aromatizando y dejando un sabor a chocolate en mi propia piel y por lo que analizo en estos momentos también mantiendo sus propiedades psicoadictivas.....

El hecho de que sus dos mejores amigas, hubiesen disfrutado de ese manjar, hablasen sobre el tema y ella la más atractiva y triunfadora, solo pudiese hablar del simple sabor a 'hombre' que ya conocía, le provocaba desazón y por ello, si no me parecía mal, también quería probarlo. Me prometió que sería una mamada de las 'buenas' y que me pagaría si era necesario, para que al menos no me sintiera utilizado.

Me quedé pensando un rato (1/2 segundo) y asentí con la cabeza
-De acuerdo. Pero de pagar ni hablar.

Quedamos en su apartamento, la verdad es que no puedo quejarme, me trató excelentemente, una cena riquísima, eso si sin postre, unas velas azules con llamas tintileantes nos acompañaban, dando un aspecto aún más mágico a aquella velada tan peculiar, cuyo final estaba escirto ya, música soul y una cama llena de cojines de plumas de colores muy vivos, la verdad es que me encantó el mimo con el que trató a mi miembro toda la noche, como si fuera un cetro de oro, me desnudó y con un ritmo ceremonioso como un somelier catando un vino de una reserva excepcional, se tomó su tiempo para dar el primer lengüetazo, primero oliendo, luego con la punta de la lengua tímidamente saboreando, cada vena, cada rincón y por último un abrazo húmedo de la lengua rodeando todo mi tronco, abarcando todo.


-Ohhhhhh !!! Es increible, pero si es Cacao al 90% amargo, fueron las únicas palabras que

Mientras con las manos subia y bajaba la piel y esta vez se metía el glande entero en la boca, aquel sabor se mezclaba con su saliva por lo que entraba resbalando, notaba como con la lengua lo aplastaba contra el paladar, el ritmo se fué acelerando, provocando una explosión de sabor en su paladar.

LLegó un momento que ya no podía más, más que una mamada parecía que me ordeñase, más que un pene parecía un manjar, tal era la succión y concentración que suscitaba, mi polla estaba a punto de reventar, la sangre que fluía hervía y coloreaba en una gama completa de granates, todos los flujos habidos y por haber se acumulaban en su interior y yo notaba como si toda la presión fuera a explotar, como una olla express.
Entonces ella inesperadamente apretó con toda su fuerza aquel tronco, que apenas podía abarcar con la mano derecha, estrangulandolo impidiendo que brotase ni una gota, con lo cual la presión interior aún se hizo más exasperante.
Colocó la yema del dedo corazón de la otra mano, boca arriba, la puso delante, me dijo con voz suave...


-Podrías dejarme una gotita de semen aquí, me muero por probar tu leche.
Reí para mis adentros, ¿solo una gotita? ....iba a ver ella lo que era una gotita. En el momento que abrió ligeramente la mano, noté internamente un chorro a que se iba acelerando a mil por hora, a través de mi conducto, salió disparado le inundó la boca, los ojos, el pelo y parte de unos cuadros que tenía en la pared trasera y me quedé temblando de placer.


Su cara, primero atónita de haber recibido esa ducha a presión blanca, de aquel líquido brillante, espeso y goteante, se tornó en una sonrisa complaciente y se puso la yema en la boca.
-Que rica !!! leche condensada, tu semen es azucarado mmmmmh, que pasada!!!


Y empezó a relamerse, pero esta vez mi glotoneria no me dejó sin probar ese manjar, nuestras lenguas peleaban entre sí por hacerse con aquel líquido elemento, la verdad es que la mezcla entre el cacao amargo y aquella leche era como un Bayleys, le lamí toda la cara y la bese suavemente, aquel sabor era fuertemente aditivo, me pidió educadamente repetir, pero eso sí, dentro de su boca.


Ahora trabajo como postre en un restaurante de la guía Michelin 4 estrellas, me llevan y traen con el carrito de los postres, con un mini delantal y nada debajo (soy el famoso sorbete de cacao). Parece ser que ese cacao es de excelente calidad, similar al que se cultiva al sur del lago de Maracaibo, donde dicen que se encuentran las plantaciones del 'Porcelana Puro', el mejor cacao del mundo.

;;