sábado, 27 de diciembre de 2008

Nos fuimos identificando, intentando casar los rostros con la vana memoria de las últimas escrituras, cada uno un blog...

-Hola, soy Clip, tu eres... ?

Y así uno por uno, fuimos desvelando el enigma de las sonrisas, los ojos, la forma de mirar, los tics rutinarios, la forma de atusarse el pelo, el rostro, las timideces.
Aquel encuentro tan inesperado, aquella noche de tormenta estruendorosa, lluviosa antipática, aquella ciudad extraña, de aquel país exótico, centro geométrico habilmente estudiado y decidido, habíamos quedado en conocernos en el mundo real, algunos bloggers, consumidores de un determinado tipo de literatura picante ;-), miembros absolutamente anónimos y apacibles, recibí un curioso e-mail, con una dirección, sin dilucidar mis motivos reales contesté afirmativamente, me llegó un plano y una extraña dirección.

Todos allí eran receptivos, a pesar de todas las interioridades compartidas durante los últimos meses, realidades y ficciones mezcladas, a medida que me identificaban por mi nick, me hablaban de algún párrafo concreto, de los que yo había olvidado, es curioso como funcionan nuestras mentes, yo también identificaba en un ejercicio de memoria histórica, mis lecturas preferidas, de todas formas una de las supuestas 'bloggers', no la distinguía claramente, parecía escondida entre las sombras, se comportaba de una forma misteriosa, intenté acordarme de aquella silueta recortada , identificarla con algún avatar, descubrirla descartando los ya conocidos, pensé que jamás había leido nada de ella ni visitado su blog, se mantenía en un rincón oscuro y alejado del bullicio de los demás, ...pregunte por ella, nadie me daba razón, de aquella hermosa criatura semiescondida, hasta que alguien me dijo que era una escritora de élite, famosa por varios libros escritos y que no me acercara porque era esquiva y muy sarcástica....

El local estaba levemente iluminado, pero a través de los ventanales, durante un segundo un haz de luz bañaba toda la estancia, seguiá un chasquido y al cabo de unos segundos un estruendo, entonces era como un flash, se distinguían caras de terror y después seguían las conversaciones en los pequeños grupos cambiantes,la música sonaba suave y me di cuenta en esos fugazes fogonazos, sus ojos me seguían, quizás mi aspecto bohemio no era apropiado, me inyectó una cierta intranquilidad.


En el centro del local algunas parejas bailaban, pusieron unos tangos y ahí saltaron las 'bloggers' argentinas en masa, demostrando sus habilidades y sacándonos a bailar, una vez en pleno movimiento me di cuenta que sus ojos, ya me seguían sin cesar....
La curiosidad y el enigma me acompañaban, vencí mi aversión por el ridículo, me acerqué hacia ella, para saludarla, me presenté, le pregunté por su blog, pero sus monosílabos iban matando poco a poco la conversación, como último recurso la invite a bailar, me dijo que ni hablar, pero eso me dio pié a preguntarle acerca de sus motivos y parece ser que fui tan pesado, que al fin accedió supongo que para que me callara de una vez, me tendió una mano deliciosamente suave y nos acercamos a la pista.


Acabaron los tangos y pusieron unas baladas sugestivamente románticas, que incitaban a estar cada vez más cerca, realmente era atractivo, pero su silencio y mirada cristalina me impactaban como cuchillos afilados.

¿Que secretos guardarían esos ojos azules acuosos y transparentes?

No hablaba, dejaba que sacase temas de conversación y se dedicaba a observarme con una tranquilidad que me ponía nervioso, ¿Acaso me estaba juzgando?
No obstante a pesar de su frialdad, su cuerpo bailaba armoniosamente, no rehuía mi contacto, solo que su mirada contrastaba con lo que intentaba ser una mirada cómplice por mi lado, asentando o girando lentamente con la cabeza en caso de una negación, sin sonreír en ningún caso
Me sentía como un ratón de laboratorio obervado, un bicho raro, incómodo y la curiosidad se transformó en un cierto rechazo, me resultaba una actitud prepotente, de modo que al acabar la canción intenté zafarme con un...

-Bueno, encantado de haberte conocido, a sido bonito mientrás duró.

Pero entonces, ella no me soltó y acercó su boca a la mía, pude notar su aliento suave, caliente entrando dentro de mi boca, invadiéndola, instantes antes de que sus labios quedaran parados a unos milímetros de los mios, sin besarme, mientras sus brazos bajaron lentamente pero decididas, tocando primero mi espalda, mis caderas y parte de mis muslos. No me atrevía a besarla por si se daba media vuelta.

Me hizo estremecer, pasé del despecho al ridículo y ahora al deseo, miedo y estupor ante tal dominio de mis sentimientos contradictorios, sin intimidarme le pregunté cual era el juego,
que no siguiera por ahí, me hacía sentir incómodo, me soltaría en breve me alejaría definitivamente de ella. Por fin pude oír su voz

-¡No!¡Ni se te ocurra!... luego al ver que me soltaba

-¡No te vayas por favor!

Estaba atónito, asombrado, sentí cierta tranquilidad cuando colocó su rostro en mi pecho. dejé que inclinase su cabeza y la apoyase y seguimos bailando otra hermosa balada que ya había comenzado. Me superaba la situación, no sabía como reaccionar, era algo complicado de entender, ¿Quién era ella? Dejé que sus ojos marcasen el ritmo, ese contoneo, ese ritmo pausado y cadencioso que me hizo sujetarla cuando ella quería retirarse.
Bailamos esta segunda melodía sintiendo el calor que emanaba de nuestros cuerpos, sus manos
delicadas sujetaron mi espalda con cierta fuerza, mientras mis brazos la cubrieron con cierta
protección. No comprendo que es lo que nos hacia sentir esa tranquilidad, pero ya no hablé más en toda la noche.

lunes, 22 de diciembre de 2008

Única luz a través de aquella ventana de madera descuartelada, la luna bañada de espuma blanca compitiendo con las líquidas perlas de tus cabellos......inundando la estancia de azuladas luces temblorosas.

Sientes mis pasos por el crujir de la madera, tus pestañas mojadas se abaten, sientes sobre tu espalda el agua caliente, en aquella vieja bañera de porcelana en el medio geométrico de la habitación....

Luego soledad, lejanía, hasta que percibes más pisadas, huecas, lentas y por fin el agua caliente, acariciante y bulliciosa que resbala por tu pelo hacía tus hirvientes profundidades....

Tras la ventana, misterio blanco y luminoso, ramas negras movidas por el viento. Luego un silencio tenso roto por el leve chapoteo de tus piernas al cambiar de posición. Pasan los minutos muertos como losas, sin hacer nada, alternas la mirada clavada en la ventana y el rojo interno y pasional cuando cierras los párpados y miras por dentro, divagan los pesados pensamientos, disfrutando mentalmente pero el cuerpo aparentemente inmóvil. Odiosa pereza.

Gotas de sudor recorren tu piel mojada, las puedes reconocer por lo helado de su contraste, recorren tu piel como cuchillos, tus labios mordidos agrietados en sequedad solitaria, suplicantes de un beso para mitigar su dolor, desean por agua fresca ser aliviados, garganta retorcida y deshidratada por la propia saliva tragada.

Horas muertas y miradas perdidas. Por fin la bañera está llena de agua y me quedo mirándote desde el contraluz, viendo como emergen tus muslos plateados por la luz, dejando mi silueta luchando contra la redondez de la Luna....
¿Eres tan bella realmente?, o ¿Es mi mente enamorada que transforma la realidad?

Me acerco por detrás, dejo inundar una gran esponja suave, de ese agua caliente que paso por tu nuca, apretándola y dejando que el agua caliente resbale, coges mi antebrazo y te incorporas para que pueda ver las curvas deliciosas de tu espalda, las sigo con la esponja mientras tu mano me guia en su recorrido....

Echas el cuello hacia atrás y gimes, ahora al llegar a tu cuello, sigo por tus mejillas y al llegar a tu boca muerdes la esponja, dejando que el agua tibia y dulce alivie la sequedad de tu garganta, luego la esponja cae entre tus piernas y metes mis dedos en tu boca....

Te abrazo como un oso, con los brazos cruzados, apretando ligeramente tu vientre intentando buscar a ciegas esa esponja en las profundidades de tu entrepierna.

-¿Te bañas conmigo?

-Si
Desnudo mi cuerpo trás tuyo y pronto notas la tibieza extraña de otro cuerpo que se te acopla a la perfección, que adopta tus formas en paralelo. Que se introduce lentamente rozando tu espalda....Y que desborda el agua de la bañera en una leve cascada de vaso rebosado.


Solo puedo acordarme de tu imagen a través del agua, bajo tus empujes salvajes, casi sin acordarme de respirar...

video
Este post no acaba aquí...
Aquí os paso el video original por si teneís curiosidad ....primero Bajar y luego ver.
.... más abajo podeís leer la versión de Amy sobre el asunto

domingo, 14 de diciembre de 2008

Según las últimas informaciones, esta noche se puede ver la Luna llena más grande de todo el año....
Con un candelabro de velas azules en mano, miro el viejo reloj de pared y subo las escaleras de vieja madera, que a cada paso chirrían bajo mi peso, por su mal estado, las 4 de la mañana, ...llego a mi habitación...


La luna vestida de espuma blanca ocupa mi ventanal entero, abro la ventana, me quedo ahí en silencio, dejo pasar la brisa de la noche gobernada por mil estrellas, provocando un tenue escalofrío.

Me arropo con las mantas y me acurruco en mi enorme cama, es una cama tan grande que hace que me pierda en ella, estar solo me deja en evidencia perdido en tales dimensiones, fuera la tranquilidad, la taciturnidad de la noche.

Mirando esa Luna gigante, logro cerrar mis ojos y entrar poco a poco en la embriaguez del mundo de los sueños...

¿Serán esta vez sueños ansiados o no deseados?

Una presencia, siento cerca de mí..el susurro de voces inconclusas que hacen despertar mi interés, al mismo tiempo hacen que mi corazón palpite fuertemente y mis piernas tiemblen dudando si la causa es el frío....

Me intriga y lo temo, lo siento cerca y distante, me confunde, me atrae, me aterra en círculos desiguales, entonces esas voces susurradas, entran más fuertemente en mis oídos, en mi mente , intentan utilizar su poder para llevarme con ella, haciendo erizar el vello de mi piel, cierro mis párpados con fuerza para huir, pero el sueño se apodera de mi y abro los ojos ya sin voluntad, apareciendo su mirada inexpresiva, que no sé porqué, me cautiva, será el temor que me atrae sin explicación, o esa sensación de vida sin vida que veo en sus ojos, en su inexpresividad, su bello rostro blanquecino compite con la Luna y es incapaz de identificar y expresar emociones, sus mejillas adolecen de color, quizás sea porque estoy mirando a través de mis propios párpados cerrados.


Una curiosa voz interior, me dicta que tipo de miedo debo tener, pero decido entregarme, ¿qué puedo perder? al fin y al cabo es un sueño y luego despertaré, entonces siento su helada mano...su mano,en mi cuello..., lo agarra con fuerza...y noto como el calor sube a mi cabeza, sediento ese ser, temido y querido, que agarra bruscamente mi frágil cuello, tiernamente, pero sin compasión..., sus labios se acercan, llenos de gula repugnante, me mira a los ojos con deseo, deseo de animal muerto de hambre, tal vez como un lobo en busca de su presa, o como una mujer solicitando unas caricias negadas, echa hacia atrás mi cabeza...y pone sus labios en mi piel, me besa en el cuello... y la roja sangre que no se si es mía, empieza a derramarse...ese mareo tan extraño y el manto caliente bermellón, cubre mi fria piel, me da un placer indescriptible.


Esa hermosa mujer, ese monstruo femenino, esa vampiro, cuya sed yo sastisfago aparentemente de manera solidaria...encantado de que la sangre de mis venas corra por sus hermosos labios, con la dulzura de mi ser... con el deseo del placer, con su amor cautivo y mi temor...

Con su inexpresividad y mi interés... sin mi permiso acabó con mi vida,
Ella, esa siniestra pero irresistible mujer, me llevó a otro mundo inconcreto.
Sin sentir, sin querer, sin amor, sin compasión...sólo dejándome saciar su sed y su placer, su lujuria que era la mía.
Logro entornar mis ojos, hago palanca con mis pestañas y unos milímetros de luz de luna, me hacen entrar poco a poco en el mundo de los vivos.

¿Será esta vez una vida ansiada o no deseada? ¿Estará ella allí?
¿Qué perdí?, perdí lo que definía mi ser.


lunes, 8 de diciembre de 2008

Ayer me emborraché..... Sí ayer, me emborraché.
Todo daba vueltas en mi alrededor inmediato. Me hacía tanta gracia que las paredes de mi habitación diesen vueltas, que decidí poner la música a todo volumen e intentar alcanzar las paredes con mis dedos.
Iba tan rápido que sin darme cuenta despegué.....
Durante el vuelo pensaba en cual sería mi destino.

Pero enseguida lo supe. Estaba en tu habitación, frente a tu cama, tu dormías tranquila. Incluso dormida eres insoportablemente preciosa.


En ese momento bendije a la luna, porque un rayo azulado me dejó ver solo tu cuerpo en aquella obscuridad, bendije a la oscuridad por no ser muy severa y dejarme ver tus labios inertes, reposando tranquilamente.
Pero al acercarme a besarte tropecé con la cama de mi habitación y caí. Con el mareo tuve que levantarme del suelo.

La lluvia al chocar con la ventana, repetía tu nombre, tan estrepitosamente, que se colaba en mi mente y junto con el alcohol golpeaba mi ya tocada cabeza. Me di cuenta de que algo sonaba mas alto que la música e incluso mas que la lluvia en la ventana. Eran mis lágrimas cayendo encima de las ya lloradas. Cuando el alcohol dejó de emborronar mis ojos, descubrí que en cada lágrima estabas tu dormida en tu cama, lo que hizo que se cerrase el círculo y que cayesen mas lágrimas.
Solo en mi habitación otra vez después del vuelo, con la mirada perdida en el lluvioso paisaje que puedo ver a través de la ventana, me siento incompleto.
Pienso en como me siento y me concentro en aquello que me falta, lo que me hace sentirme vivo.

Cierro los ojos y ahí estas, a mi lado.
Aún no puedo verte pero siento tu presencia, un agradable calor que me indica que estas conmigo.
Mis labios se fruncen en una sonrisa al captar tu perfume, cálido y suave. Inspiro profundamente intentando llenarme de ese aroma similar a la canela, ese perfume 'Anais' que tanto te gusta, que te acompaña.
Concentrándome un poco mas capto sutiles diferencias en el perfume que satura mi olfato... el olor suave y dulce de tu cuello, el atrayente aroma cálido de tu escote...
Mantengo los ojos cerrados, disfrutando de la sensación.
Escucho tu respiración.
Cerca, muy cerca.
La tentación de volverme es casi irresistible, pero me recreo en el limite, alargándolo lo más posible. Mi corazón comienza a acelerarse, siempre lo hace en estos momentos. Mi sonrisa se ensancha al comprobar que mi cuerpo me desobedece y se gira hacia ti, no puedo, ni quiero, detenerlo.
Ahora te siento aún mas cerca, enfrente de mí.
Tal vez nos separen unos centímetros, o quizá milímetros, no tengo forma de saberlo.
Siento como tu mano acaricia sutilmente mis labios, la sonrisa que tu me enseñaste a dibujar en mi rostro. Es un roce casi imperceptible, pero la sensación es poderosa.
Adelanto mis manos para acariciarte, me detengo a escasos milímetros de tu piel. No puedo verte, pero casi puedo sentirte.
Paladeo la anticipación que embarga a mi corazón, el deseo irrefrenable que tú alimentas. Cuando de nuevo mi cuerpo me vence por fin toco tu suave piel, tan dulce y delicada comparada con la mía.
Recorro con mis dedos la línea de la mandíbula mientras me imagino tus ojos azules casi transparentes, clavando la mirada en mis cerrados párpados. Tus manos tampoco están quietas, no pueden estarlo, y recorren suavemente mi rostro hasta entrelazarse en mi nuca. Me atraes hacia ti, y mientras lo haces mi corazón bombea aún a mas velocidad, me sumerjo en tu aroma, en tu tacto.
Nuestros labios por fin se tocan, la sensación mas dulce del mundo. La suavidad de tus labios buscando los míos me provoca una serie de descargas eléctricas imperceptibles que recorren mi columna.

La sensación es tan fuerte que mi respiración comienza a acelerarse. Mi lengua recorre tus labios y tú la permites entrar. Comienzas a acariciar mi lengua con la tuya y no puedo evitar que un jadeo se escape entre mis labios.
Mis manos recorren tu cadera y te acercan a mí, tu también me abrazas con fuerza mientras el beso continúa.

Mi mente se ve asaltada por un millar de sensaciones placenteras y el mundo desaparece, solo estamos tu y yo. Nos fundimos en uno, deseo que suceda. Por un momento formamos parte de un mismo ser, en cuerpos separados. Dos cuerpos unidos por un sentimiento mas fuerte que la razón. Presiento que has cerrado también los ojos, he podido notar el aire de tus pestañas, cerrando los párpados, disfrutando tanto como yo de las sensaciones que recorren tu cuerpo. El beso se va impregnando de pasión, tu corazón late a la par que el mío, tu respiración se hace mas fuerte y profunda.

Los dos nos separamos a la vez, sintiéndonos felices, amados. Tu abres tus ojos y los clavas de nuevo en mis cerrados párpados. Sonríes y mi corazón casi estalla de felicidad. Abro los ojos para mirarte, sentirte con el único sentido que aún no he empleado, tu frescor aun está en mis labios, tu tacto perdura en mis manos, tu respiración resuena en mis oídos y tu perfume aun me hechiza.

Abro los ojos para verte... y me encuentro de nuevo en mi habitación. Solo, pero feliz porque sé que no lo estaré siempre. Sé que cuando te vea, todo se hará realidad, que tu me amas tanto como yo te amo a ti.
Ayer me emborraché, pero fue de alcohol y no de tus besos.

Sonriendo, me aparto de la ventana, a escribir esto para ti.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Hay días que no se entiende nada, este es uno de esos días.........
¿Que hacía aquella hermosa mujer de labios rojos?.
Dirigiéndose decididamente hacia donde yo estaba, esas caderas resaltadas por una tela negra ajustada, desafiante, avanzando felínamente, dejando a su paso miradas idiotizadas, trayecto seguido por boca abiertas, babeantes, un generoso escote trasero que muestra una espalda blanca infinita, penetrando a través de la niebla azulada, humo de cigarrillos que se aparta respetuoso al paso de aquellas curvas y repitiéndolas mil veces como ondas en el espacio envolvente, blancos cuellos de camisa embutidos en oscuros trajes de domingo, girándose curiosos, al compás de los cuellos que les pertenecen, conversaciones que se torman mudas a su paso, en el ritmo de una escena cinematográfica....

Miré hacia mi espalda, no había nadie, era evidente venía hacia mi, debía ser un error, un sueño, quedé petrificado parpadeando nerviosamente a lo 'Huges Grant', ella me sonrió, mostrando unos dientes blancos perfectos, su boca era grande y sensual, su rostro se despojó de toda dureza y se tornó simpático, tal estado me contagió la sonrisa. Acercó su rostro franqueando el límite razonable de lo correcto, adentrándose en los límites de la complicidad, pude aspirar su perfume ......

-¡ Hola !
Dijo con una volumen que solo pude oir yo, una voz seductora un tanto grave.
-Ho-ho-ho-la. Conseguí tartamudear.
-Verás, me llamo Marlene, querría que hicieras algo por mí.

A estas alturas, casi no me tenía en pié, al mismo tiempo que sostenía la sonrisa, buscaba entre las sombras la explicación a todo ello, alguna cabeza amiga burlona, una cámara oculta, solo rostros anodinos mirando distraídamente.

-Naturalmente,lo que quieras.
-Quiero que me dejes que te la mame.
-¿Ehh?


Aquello fue demasiado, se me doblaron las piernas y caí estrepitosamente en redondo, ella entonces, alargó sus brazos desnudos, sus manos eran suaves, las uñas perfectamente pintadas de blanco, mientras me ayudaba a levantarme, me sonrió un tanto pícaramente, mostrando la punta de su lengua entre los dientes.

'Hace unos meses, tuve una novia a la que extrañamente empezaron a salirle granos y a engordar más de lo que pudiéramos considerar normal, ella dijo que era por mi culpa y que lo mejor era dejarlo, pués su estima se desmoronaba por momentos, hace unos días volvió a pasarme lo mismo, esta vez la dejé yo, no por su súbito aumento de peso y granos en la cara, esa mujer parecía que estaba obsesionada por hacer el amor, concretamente con las prácticas orales hacia mi persona, quizás ahora pudiera resolver mi enigma.'

De modo que una vez me incorporé, le pregunté que razón había para tan extraña petición, me contestó que unas amigas mutuas, con las cuales yo me había acostado le habían comentado que mi miembro sabía a chocolate, pero de una exquisitez extrema de tal forma que les resultaba irrestible, empecé a atar cabos, hace algún tiempo se produjo un escape radioactivo en la central nuclear donde trabajaba, desde entonces me acompañaba un curioso olor a cacao, al principio pensé que era algún gas de la central, pero luego me di cuenta que era yo mismo, de alguna forma mis glándulas endocrinas se habían alterado, metabolizaban de forma diferente, pigmentando, aromatizando y dejando un sabor a chocolate en mi propia piel y por lo que analizo en estos momentos también mantiendo sus propiedades psicoadictivas.....

El hecho de que sus dos mejores amigas, hubiesen disfrutado de ese manjar, hablasen sobre el tema y ella la más atractiva y triunfadora, solo pudiese hablar del simple sabor a 'hombre' que ya conocía, le provocaba desazón y por ello, si no me parecía mal, también quería probarlo. Me prometió que sería una mamada de las 'buenas' y que me pagaría si era necesario, para que al menos no me sintiera utilizado.

Me quedé pensando un rato (1/2 segundo) y asentí con la cabeza
-De acuerdo. Pero de pagar ni hablar.

Quedamos en su apartamento, la verdad es que no puedo quejarme, me trató excelentemente, una cena riquísima, eso si sin postre, unas velas azules con llamas tintileantes nos acompañaban, dando un aspecto aún más mágico a aquella velada tan peculiar, cuyo final estaba escirto ya, música soul y una cama llena de cojines de plumas de colores muy vivos, la verdad es que me encantó el mimo con el que trató a mi miembro toda la noche, como si fuera un cetro de oro, me desnudó y con un ritmo ceremonioso como un somelier catando un vino de una reserva excepcional, se tomó su tiempo para dar el primer lengüetazo, primero oliendo, luego con la punta de la lengua tímidamente saboreando, cada vena, cada rincón y por último un abrazo húmedo de la lengua rodeando todo mi tronco, abarcando todo.


-Ohhhhhh !!! Es increible, pero si es Cacao al 90% amargo, fueron las únicas palabras que

Mientras con las manos subia y bajaba la piel y esta vez se metía el glande entero en la boca, aquel sabor se mezclaba con su saliva por lo que entraba resbalando, notaba como con la lengua lo aplastaba contra el paladar, el ritmo se fué acelerando, provocando una explosión de sabor en su paladar.

LLegó un momento que ya no podía más, más que una mamada parecía que me ordeñase, más que un pene parecía un manjar, tal era la succión y concentración que suscitaba, mi polla estaba a punto de reventar, la sangre que fluía hervía y coloreaba en una gama completa de granates, todos los flujos habidos y por haber se acumulaban en su interior y yo notaba como si toda la presión fuera a explotar, como una olla express.
Entonces ella inesperadamente apretó con toda su fuerza aquel tronco, que apenas podía abarcar con la mano derecha, estrangulandolo impidiendo que brotase ni una gota, con lo cual la presión interior aún se hizo más exasperante.
Colocó la yema del dedo corazón de la otra mano, boca arriba, la puso delante, me dijo con voz suave...


-Podrías dejarme una gotita de semen aquí, me muero por probar tu leche.
Reí para mis adentros, ¿solo una gotita? ....iba a ver ella lo que era una gotita. En el momento que abrió ligeramente la mano, noté internamente un chorro a que se iba acelerando a mil por hora, a través de mi conducto, salió disparado le inundó la boca, los ojos, el pelo y parte de unos cuadros que tenía en la pared trasera y me quedé temblando de placer.


Su cara, primero atónita de haber recibido esa ducha a presión blanca, de aquel líquido brillante, espeso y goteante, se tornó en una sonrisa complaciente y se puso la yema en la boca.
-Que rica !!! leche condensada, tu semen es azucarado mmmmmh, que pasada!!!


Y empezó a relamerse, pero esta vez mi glotoneria no me dejó sin probar ese manjar, nuestras lenguas peleaban entre sí por hacerse con aquel líquido elemento, la verdad es que la mezcla entre el cacao amargo y aquella leche era como un Bayleys, le lamí toda la cara y la bese suavemente, aquel sabor era fuertemente aditivo, me pidió educadamente repetir, pero eso sí, dentro de su boca.


Ahora trabajo como postre en un restaurante de la guía Michelin 4 estrellas, me llevan y traen con el carrito de los postres, con un mini delantal y nada debajo (soy el famoso sorbete de cacao). Parece ser que ese cacao es de excelente calidad, similar al que se cultiva al sur del lago de Maracaibo, donde dicen que se encuentran las plantaciones del 'Porcelana Puro', el mejor cacao del mundo.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Cuidado, que no os pase como a mí....
Os aviso de una estafa, que está realizando durante estos días en distintas ciudades, por desgracia está cayendo gente bastante despreocupada, sobretodo hombres con coche.
La hacen en los parkings de los centros comerciales, a mi me pasó concretamente en el 'Carrefour' de Barcelona.

Así funciona el timo:
Dos rumanas bastante guapas y simpáticas, con generosos escotes, cuya edad oscila entre los 18 y 20 años, portando una inocente sonrisa, se acercan al coche mientras estas colocando en el maletero tus compras.

Llevan un cubo de agua y una esponja, se ofrecen a limpiarte el parabrisas, entonces empiezan, tomándose su tiempo entre risas y empujones, se les cae el agua encima, mojando su camisetas y una de ellas haciendo salir disimuladamente un pecho de su apretada camisa.


Cuando al final, para darles las gracias, intentas darles una propina ellas renuncian y piden en cambio que las lleves al 'Eroski' (otro centro comercial). Si aceptas suben y se sientan en los asientos posteriores. Mientras conduces empiezan a jugar entre ellas, observando si las miras por el retrovisor, besándose entre ellas y riendo distraidamente.


Cuando llegas al parking de 'Eroski' una de ellas, haciéndose la agradecida, se sube en el asiento anterior, te baja la bragueta y te hace una mamada brutal, claro para no parecer desagradecido aceptas, entonces la otra sin darte cuenta te roba la bolsa del pan y los yogures.
Con este ingenioso sistema me han robado la compra el lunes, el martes , dos veces el miércoles y probablemente también esta tarde y mañana, (no puedo vivir sin yogures).

Adaptación de un correo masivo, que la verdad me hizo reír con ganas ;-) Desconozco el autor, pero lo felicito desde aquí.

jueves, 20 de noviembre de 2008

Un concierto de zumbidos, pitidos alocados y frases metálicas inconexas, se entremezclaban con sus gemidos.

-¿Quién es? Preguntaba una voz nasal.
Ahora una nueva serie de pitidos orquestales, en varios tonos y duraciones.
Tres gemidos cortos agónicos, se distribuyeron por el pequeño micrófono abierto.
-!Gamberros! Como baje os vaís a enterar, bramaba una voz potente y ronca.
-Acaríciame el culo ¡porfa!

Me dijo entonces ella, con voz suave, melosa y a la vez silenciosa.
La confusión reinaba allí, ya casí nadie sabía el origen de la miscelánea de voces.
-Que te lo acaricie tu madre ¡Golfos!
-zummm zummm zummm (alguien confiado abría la puerta), quizás pensaba que esas caricias serían para el o quizás ella.

Sin darnos cuenta, los rizos dorados de su hermosa cabeza, aplastaban levemente el interfono, en cada retorcimiento, en cada embate, ella estaba arrinconada en aquel oscuro portal, dando con la cabeza contra aquellos minúsculos botones, mis manos enredadas entre sus medias negras, estirando como un chiclé, bajadas hasta la mitad de sus turgentes muslos, eran empujadas por los dedos, mientras la palma recorría aquellas ancas blancas, para meterse, confundían los dedos entre su piel, avanzaban hacia sus bragas y magreaban sus nalgas, introduciéndose lentamente en su entrepierna, que ejercía como un mágico y enganchante imán, de donde emanaba todo calor, humedecida por la excitación, sus muslos eran duros y su piel era increíblemente suave, las manos resbalaban hasta la entrepierna, dejando un rastro de temblores y pequeños cabezazos contra aquel panel. El olor a su excitacion se escapaba por aquel cuello que mordía sin poder parar.

Los vecinos del inmueble comenzaron a contestar, a entrelazar conversaciones sin ton ni son, unos abrían el portal, se oiá el tableteo de puertas, voces y gritos sin obtener respuesta.
-zummm zummm zummm zumm
-bufffffff, suspiros, respiraciones aceleradas.
-Sigue, sigue, sube guarroooo que estoy desnudaaaa!! una vecina no paraba de darle al zumbador.

Poco a poco todos los vecinos empezaron a intercambiarse mensajes eróticos, los maridos y mujeres andaban lejos del hogar en sus ocupaciones, nosotros habíamos sido los catalizadores de aquellas mentes ociosas.

-Oye que yo soy el del 3º primera, estoy solo ¿quién se anima?
cloc cloc cloc repiqueteo de unos tacones alocados por la escalera.
-Si no me follas, le diré a tu marido la que estás liando, tu misma, le contaré lo del fontanero, te habla el del 4º segunda.
-Veleeeeeeeee, sube entonces, sube, se oyeron varias voces con un tono de culpabilidad, y unas risas en los pequeños altavoces de varias casillas, el interfono se había convertido en un MSN, agregándose y desagregándose vecinos (con zumbidos incuidos)
Otra vez un trasiego de puertas y pisadas.

-¿Quieres que entremos aquí?- me preguntó ella en voz baja. Me estaba metiendo la mano a través del pantalón y había notado toda mi excitación, noté como su mano calibraba mi polla, la recorría desde los huevos hasta el glande, en contacto con sus dedos templados, medio salida del pantalón, estaba muy dura y tan grande que ya no había manera de alojarla.

Cuellos de la gente de la calle, se retorcerse al pasar, los tacones paraban su repiqueteo, mirando mi pene escapándose generosamente de entre sus dedos.

-zummm zummm zummm zummm, entramos por fin, gemidos y alaridos anónimos a través del telefonillo que se fueron diluyendo.
El interior era muy antiguo y oscuro, ella me dirigía con mi pene atrapado entre sus dedos, como si fuera una correa, como si me fuera a escapar, yo estaba absorbido por la negrura, pero ella me metió habilmente en un vetusto ascensor, con sus puertas de hierro forjado y madera roja, me gustaba ese punto de elegancia colonial, dejábamos abajo los pisos y las escaleras que subían por ambos lados, lentamente, en aquel perezoso y sonoro ingenio de principios de siglo, nos perdimos en una oscuridad sigilosa, vigilados por vecinos agazapados detrás de sus mirillas.

domingo, 16 de noviembre de 2008

Nadie se explicaba que estaba pasando..... de repente 24 alumnos de aquel Instituto, dejaron de hablar español.....Los conflictos con los padres aumentaron, padres y profesores se vieron obligados a aprender urgentemente el ulpán para comunicarse con sus propios hijos y alumnos.

Babel deshecho
De acuerdo con el relato bíblico, cuando las generaciones posteriores al Diluvio empezaron a construir una torre que llegaría hasta el cielo, su arrogante empresa fue destruida simple y definitivamente:

"El Génesis relata que "Dios confundió sus lenguas y los esparció sobre la faz de toda la tierra".
Milenios después de que la Torre de Babel fuera abandonada en una confusión lingüística, tomaron en cuenta la lección del Génesis.

Un idioma común fue la piedra fundamental para la construcción de la nación.
Que ese idioma sería el hebreo no había discusión.
La palabra hebrea ulpán se traduce como enseñanza, instrucción y estudio.


Todo empezó con la contratación de una joven profesora israelí de 26 años, en aquel pequeño centro de segundaria, la dirección del instituto no evaluó los transtornos, que aquella mujer podía protagonizar en la población escolar y más adelante en toda la población, su aspecto es espectacular, guarda las proporciones de una escultura griega y a la vez el exótismo salvaje, se mueve con una coordinación propia de una modelo fotográfica, su tez es morena, ojos azules grandes, penetrantes, muy claros, boca sensual con una sonrisa contagiosa y una dulzura en la voz que impide pensar con claridad, en definitiva era dificil dejar de contemplarla.

Solo 24 chicos afortunados, disfrutan de esta nueva optativa 'Conocimiento básico del Ulpán', y el secretismo más extraño, acerca de lo que en esas clases acontece, nadie se explica por que los alumnos en los pasillos se expresen en esta curiosa y difícil lengua, lo cuál rodea de una aureóla de intriga en esta actividad.

Quizás el hecho de que se produjo un enamoramiento masivo de estudiantes y no tan estudiantes, su nombre esculpido a navaja en los troncos de los árboles, bancos de madera, garabatos en las paredes del Instituto, el desinterés manifiesto por las respectivas novias y mujeres, generó a su vez unos celos colectivos.

Lleva faldas muy cortas ajustadas, dicen los afortunados que ya la han visto, que permiten adivinar sus curvas proporcionadas, sus piernas, son esculturas vivas, cuando borra la parte superior de la pizarra y se encarama de puntillas sobre sus dedos, sus muslos morenos se tensan, el silencio se vuelve sepulcral, nadie osa ni respirar, para no asesinar ese movimiento mágico.

El resto de profesores no se explica este orden y silencio.

Un alumno fue besado en la boca, para explicarle 'in situ' donde se colocaba la lengua para una complicada pronunciación.

-¿Vés? ... la lengua debe golpear el paladar. Así.
Era tal la cercanía de su boca, que la suya se acercó como un imán, imitando aquel chasquido con la lengua, hasta que el sonido le salió perfecto.

Estuvo tres días sin comer, para no quitarse aquel sabor, el cosquilleo que se le quedó en la piel de los labios, cuando fue rozado por aquella boca, el abrir su morro contra su boca abierta y beber su aliento.

Al salir de aquellas clases los 24 alumnos, corrían desesperados para encerrarse en al lavabo, revivir con sus dedos, aquellas deliciosas imágenes, con la extrañeza de sus compañeros y el despecho de las chicas celosas, un alud de envidia se extendió por aquel instituto, alumnos que inexplicablemente empezaron a pasar noches enteras, estudiando, introduciéndose en 'el ulpán' , durante los fines de semana las bibliotecas de la ciudad, se llenaban de jóvenes estudiosos, entregados en cuerpo y alma a aprender, a extraer la esencia de una lengua, para sorprender a su nueva profesora, con las envidias respectivas de otros profesores, celosos del interés por conocimientos ajenos, algunos intentaron copiar sus técnicas, se ofrecieron a besar a sus alumnos, sin obtener la misma aceptación, las promesas de pequeños morreos, por parte de profesoras sexagenarias de labios curtidos, no incitaban de la misma forma a pesar de su más que probable experiencia y buen hacer.

Fue acusada de mantener relaciones con un menor.


Todas las declaraciones de los alumnos eran idénticas.
Al acabar las clases le llevaba en coche para acercarlo a su domicilio, los primeros besos en el camino, se tornaban en apasionadas vivencias en la cama, alguna vez se dirigían a algún parque en donde hablaban acompañados de alguna caricia maravillosa.

La Fiscalía fue contundente:
"Mantener relaciones con un menor y aprovecharse de su autoridad como adulta y profesora, es delito"

El marido de la profesora (antiguo alumno suyo) y padre de tres hijos con ella, obstaculizó la investigación al amenazar a la alumna de 17 años exnovia de uno de los implicados, que filmó con su móvil y fotografió los besos y caricias que se daban los dos, en principio para intentar emular a su poderosa rival y finalmente para llevarla a prisión.

La alumna celosa, confesó que en realidad a ella le gustaba la profesora, estaba perdidamente enamorada y filmó lo que sus ojos y corazón no querían ver.

El triángulo se iba convirtiendo en un polígono de múltiples lados, agravado con la furia del
marido, en estado de shock por los cuernos y por las múltiples identidades de los amantes.

La acusada está indignada."Son calumnias". Nunca he mantenido relaciones sexuales con alumnos. Solo les di atención y mucha ayuda, más allá de la que debo, para que pudiesen mantener el ritmo de la clase.

Su abogado (que también está enamorado secretamente de ella) afirma que todo es una treta
organizada por una estudiante que perdió a su novio y se enamoró de mi cliente, cuando la
profesora se percató y cortaron su relación de amistad quiso vengarse inventando unas relaciones de sexo con el alumno.

El alumno fotografiado, que por cierto hablaba en ulpán, puesto que se negaba a hablar en otra lengua, mediante un interpreté, rompió a llorar en el interrogatorio, confesó que se había inventado la historia de vivencias en la cama, para ser un 'héroe' entre sus compañeros, pero confesó que la profesora le había ayudado en la asignatura en horario extraescolar.

El resto de compañeros, también con intérpretes, confesaron que la profesora les había ayudado, pero como máximo solo habían sido premiados con ese tenue cosquilleo en los labios. Para testificarlo se pudieron a besar a los agentes encargados de la investigación y a los intérpretes.

La directora del Centro (que se moría en sus adentros, por besar a sus alumnos), dio su apoyo a
la empleada, "es una profesora muy disciplinada y siempre ha ayudado a sus alumnos, pero si la justicia demuestra que las acusaciones son ciertas, no tiene sitio en el sistema educativo.





Cuando la profesora vió la que se había liado, intentó salvar su vida profesional y personal e invitó al alumno fotografiado y a la alumna celosa. Tras rogarles que no contaran nada, apareció el marido para exigir a la chica que borrase las comprometidas imágenes.
-Si no las eliminas, contaré a tus padres tu orientación sexual.

El presidente de la asociación de padres, pide comprensión para sus hijos, indicando que a pesar de su corta edad (17 años) no son de piedra y la sangre corre caliente por sus venas.

Puede estar sentenciada a cinco años e inhabilitación profesional, pero en la escuela en donde impartía clases dicen que si la encarcelan, los alumnos dejaran de asistir al Instituto y se van a Israel a aprender el 'ulpán'.


El escritor de este blog, (que también se ha enamorado de esta profesora), afirma que la profesora es inocente y se compromete si la encarcelan a liar una buena, entre la población penitenciaria.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Me quedé de piedra....

Estaba inmobilizado, no podía ser, al mirar las fotos del móvil, aparecía una extraña mancha azul, apliqué el zoom una y otra vez, pensé que era un reflejo de luna, pero no, parecía un espejo, al ampliar la imagen, se fué convirtiendo en un rostro pixelado, una cara que se parecía mucho a uno de mis contactos del messenger, una intrigante mujer, quizás mi cerebro me estaba gastando una de sus bromas, pero la luz azulada se tornó en una larga cabellera grisácea, quizás blanca, y en medio un rostro poco definido, pero sonriente, tranquilo, perfectamente delimitado y una indumentaria semitransparente, que se confundían con la espesura del bosque..... ¿quién no ha confundido en la negrura, un tronco de árbol con algún cuerpo mitológico?

Todo empezó por casualidad, como suelen suceder las cosas, en una zona del inmenso y despoblado valle de Antares, entre León y Pontevedra, en una noche fría, con una luna llena, brillante y luminosa, en un bosque de árboles muy retorcidos, negro, espeso, tétrico, muy solitario, lleno de ruidos extraños, de ramas crujientes, de pisadas inexistentes y los escalofríos, provocados por las sombras de las ramas mecidas por el viento, luces grisáceas, tonos azulados, estaba padeciendo una explosión de sensaciones mágicas pero aterradoras, no se como ni por que razón, al ir a guardar el móvil, se disparó la cámara, no le dí más importancia. No conté a nadie mi extraña visión, pero esto era la noche siguiente y estaba perdido en el mismo sitio, esta vez con la cámara digital, haciendo fotos compulsivamente, a cada oscuro rincón, impregnándome de una magia especial, creyendo ver en cada sombra un cuerpo, diamantes refulgentes en cada rayo de luz grisácea, filtrados entre las hojas de las espesas ramas de los árboles.

Al ampliar las fotos, siempre aparecía ella, sonriendo complaciente, en cada imagen, una y otra vez, desafiante, me temblaban las manos, esta vez no tenía dudas, era una 'meiga', me tendía sus manos suaves rosáceas, volvieron los escalofríos, no sabía que representaba esta situación, ella era iriscente, de otro mundo, su luz brillante me hipnotizaba, estuve horas admirando aquella frágil visión. Había oído hablar de ellas, pero nunca creí que realmente existieran. De repente me sentí impregnado de magia. Mi vida había dejado de ser una rutina.
No pude dormir.
Al día siguiente por la mañana, tenia que utilizar el portatil, enviar unos trabajos por el correo, ella estaba conectada en el msn. Casi me da algo.

-Esta noche te he visto. Escribí como pude (puse la foto en el avatar).
Un buen rato sin contestar.....
-Por favor, no divulgues mi secreto. Te espero esta noche.

(Siempre he pensado que los contactos del msn tienen algo de irreal, algo que los hace intangibles)

Esta nueva noche, era terriblemente oscura, una nube negra tenía la culpa, tapaba la Luna a intervalos, lo que daba la sensación que el bosque se iluminaba de repente con una gran lámpara, no pasaba nada, pero estaba absorto en mis cavilaciones, me despertó un aroma a pétalos de violeta que entró violentamente en mi interior, me sentía embriagado, como borracho, flotando y dando vueltas entre aquellos árboles, luego un murmullo como de agua cristalina que se confundía con unas risas plácidas, y por fin una brisa de mar templada que me atravesaba, cerré los ojos y pude ver una larga cabellera de plata que se confundía entre los densos matorrales.

Noté una caricia suave en el rostro, unas manos de suaves que me cojían mis manos y luego unos labios tremendamente carnosos y dulces me dieron el beso más tierno que jamás me han dado. A veces dudo si esto fue real, el lugar se llenó de mariposas gigantes, quizás mi mente estaba condicionada por los curiosos acontecimientos.

Las cosas terrenales más valoradas, penden de finísimos hilos
— Edmund Waller, poeta inglés.

Abrí los ojos y el aroma de los pétalos se transformó en aroma de tierra mojada, los sonidos cristalinos en el ulular del viento entre las ramas y el aire se tornó tremendamente gélido. Todo desapareció. La Luna se ocultó del todo y me encontré sentado en una piedra encorvado sobre mi mismo.

jueves, 6 de noviembre de 2008

-Se ha producido una nueva violación de hombre blanco, esta vez ha sido en pleno centro de la ciudad, ante la mirada impasible de algunos ciudadanos ....

Sonó una extraña melodía en la radio, llevábamos ya año y medio desde la entrada en el poder, de aquel extraño negro de boca grande, como flamante presidente del mundo.
La tarde bastante clara y luminosa se truncó en opaca y gris, oscuridad de un cielo que podía intuir pero no ver, por mi ventana, solo con vistas al sucio hormigón repleto de ventanas ajenas.
La radio emitía de nuevo una narración de estas curiosas violaciones pequeños sucesos inexplicables, que estaban aconteciendo en estos días.
-El hombre indefenso, mientras paseaba por el centro de la ciudad fue abordado por tres mujeres mulatas de nacionalidad brasileña, de proporcionadas curvas, según el escueto informe policial, mientras una de ellas con una llave de judo, le inmobilizaba por detrás, asiéndole los brazos, otra le destrozaba violentamente con manos y uñas muy afiladas, la parte superior del pantalón, , dejando sus genitales al aire libre.

Me sorprendí subiendo el volumen de la radio y escuchando al vuelo la repetición de la noticia, esta vez con otra pobre víctima, otro pobre hombre blanco, durante los pasados días se repetían, una y otra vez, ahora otra víctima distinta. Uní cabos, demasiadas coincidencias, reiteraciones y a pesar de las extrañezas, me condujeron a elucubrar un nuevo orden mundial, las mujeres se habían cansado, se estaban adueñando del planeta, la famosa 'Alianza de Civilizaciones', la iban a realizar ellas a su manera, ya que los hombres con nuestras maquinarias estúpidas de guerra, habíamos demostrado nuestra torpeza, dejé abierta la puerta al misterio, quizás a la esperanza, sin hacerme demasiadas preguntas.

- Una vez inmovilizado y con el pene al aire, una de las presuntas delincuentes, la más exuberante según narró la víctima, se desnudó delante de él, a la altura de sus genitales, mientras otra le obligó a abrir bien los ojos, y bailó contorneánndose sensualmente, delante de su vista, alejándose y acercándose luego a milímetros, llegando a rozar sus partes forzadamente desnudas y mostrando sus pechos, que incluso en algún momento se aplastaron en su cara, varios minutos de agonía, a pesar de sus esfuerzos por liberarse y a pesar del miedo, se produjo una erección, que se incrementaba por la mano de la otra agresora, que le bajaba suavemente la piel del tronco del pene y se la volvía a subir desde la base, una y otra vez lentamente, hasta que se produjo la terrible reacción, dejando su miembro viril, formando 90º, cimbreante húmedo y tembloroso, entonces se reían de la víctima y la humillaban aún más si cabe, llegando incluso a chuparle lascivamente la punta del miembro y a darle lenguetazos en el cuello (por parte de la depravada que lo sujetaba por detrás) y por último como terrible vejación le obligan, a correrse en la vagina de la criminal bailarina desnuda, introduciéndole el miembro ya como duro una roca en su caliente interior, apretandola y masajeándola con hábiles movimientos internos. Hecho lo cuál, dejaron al pobre hombre blanco, hincado de rodillas exhausto y vacio en la acera. Mientras se iban corriendo con su semen en la vagina, ante la irritante impasibilidad de otros ciudadanos que circulaban alrededor.


¿Donde habíamos llegado?
Para bien y para mal, nada funciona en mi mente como cabría esperar de antemano, a pesar del peligro, en un rasgo de valentía salí corriendo a la calle, no me iba a rendir, demostraría que no me daba miedo la situación, no me iba a encerrar en casa por miedo a estas ridículas violaciones, al salir a la calle comprobé que había muchos hombres valientes, que como yo estaban apostados, como sombras taciturnas, brazos en jarras......expectantes y desafiantes.

jueves, 30 de octubre de 2008

Aquel soleado domingo de octubre, no tenía nada que hacer, me apetecía salir a tomar el aire, me puse unos jeans, una de mis mejores camisas por encima de una camiseta negra y salí a pasear por la zona del 'Maremagnum', en el puerto en Barcelona, hacía frío, pero brillaba el sol en un cielo azul y limpio, sin nubes, era agradable, se estaba bien deambulando, mirando la gente, uno de los locales abiertos presentaba una liquidación de cuadros, estaban expuestos, algunos originales de pintores desconocidos y copias legales de cuadros famosos, me encontré con una ligera cola para acceder, se liquidaban la mayor parte de todo el material expuesto, los precios muy bajos, detrás de mi una chica sola ensimismada, con vaqueros y un jersey delgado de hilo de azul turquesa, llevaba unas gafas rectangulares pequeñas que le conferían un aspecto intelectual, entablamos conversación, a ambos nos gustaba curiosear en galerías, me dijo que se llamaba Marlene y entramos juntos al museo.


Me sorprendió la amplitud de las salas, en una de ellas un conjunto de cuadros eróticos renacentistas ocupaban buena parte de la misma, debido a los focos y la cantidad de gente, la temperatura era altísima, gran cantidad de cuadros de mujeres desnudas, hombres, escenas placenteras en campiñas, jardines o palacios, algunas Venus renacentistas, Adonis, odaliscas, poses de toda índole, mostrando la desnudez y el erotismo de la forma más cruda y sugerente.

Marlene, se le notaba que disfrutaba especialmente, iba de cuadro en cuadro, acercándose, mirándolos de lejos, yo me limitaba a fantasear un poco, de repente soltó un:
-¡¡Ohhhhhh !! No me había dado cuenta !!
Todos nos giramos hacia ella, estaba como poseída por un cuadro.
La obra en cuestión era 'Dánae recibiendo la lluvia dorada' de Tiziano. Una copia del original custodiado en el museo de Capodimonte.
Le pregunté que le pasaba, pero estaba absorta y me dijo que ahora no podía explicármelo.
Cuando acabamos de ver los cuadros, quedamos en buscar una cafetería por allí cerca para charlar un poco. La verdad es que me sorprendió ver una chica tan joven, interesándose de esa forma por la pintura.

-La verdad es que me he sofocado por tu culpa, por un momento tu jersey de color azul fuerte, con esa abertura tan amplia en el cuello, la sala llena de desnudos, el color rojo pasión predominante y en el medio de todo este enclave, tú la única mujer guapa, indiferente a todas las sugerentes explosiones de los sentidos allí expuestas, como centro de esas manifestaciones de escenas eróticas tan febriles, momentos capturados a lo largo de los tiempos allí expuestos, no sé, he pensado en todos ahí erotizados, desnudándose mentalmente unos a otros.
Rió con ganas ...
-¿Te imaginas a Tiziano excitándose mientras pintaba a Dánae?
-No, la verdad es que me resulta muy lejano, prefiero imaginarme a la chica del jersey azul, de sonrisa enigmatica y le hice un guiño.

Una sonrisa muy dulce, apareció al otro lado de la mesa.
-Gracias. Dijo bajando la mirada y la voz como un tanto azorada

Marlene, ahora me mostró otra faceta, su lado menos frio, se sacó las gafas y alargó los brazos como un gato desesperezándose, sentí un cosquilleo muy dentro de mí.
El escote del fino jersey se ladeó un tanto, resbalando, dejándole un hombro de piel muy blanca, casi como el del cuadro aquel que ella miró tan intensamente.

-Hoy he descubierto un detalle fascinante sobre el cuadro de Tiziano, acerca de Dánae. ¿Conoces la historia?
-Pués no.
-Es que para comprender el detalle que acabo de descubrir, necesitas saberla. Lo importante es que la lluvia dorada que cae sobre el sexo de la Dánae (en griego Δανάη, “sedienta”)

Zeus estaba loco por ella. Al ser un Dios poderoso, hubiese podido raptarla sin ningún problema, pero quería mantener el secreto, evitando que se enterara su esposa Hera.

Todo ocurrió en una noche estrellada...Dánae yacía desnuda en su lecho, mientras soñaba con la ansiada libertad, cuando apareció Zeus a través de una rendija e inmediatamente se transformó en una suavísima lluvia dorada, se transformó en su propio semen, que cayó sobre la doncella.

Así, gota a gota, entró Zeus en el cuerpo desnudo y asustado de Dánae, patidifusa ante tan importante visita. Aquellas gotas doradas, cual cálido, perfumado, luminoso y vibrante abrazo, lograron el lascivo propósito del dios, la posesión de la hembra, y, de paso, introdujeron en el impúdico vientre femenino la semillita de una nueva vida: la del futuro héroe Perseo.

-Interesante historia, fascinante.
Pedimos unas tónicas y unos pequeños sandwichs, estaban deliciosos, mientras hablábamos, mordisqueabamos y sorbíamos a pequeños sorbos las bebidas, disfrutando de aquella conversación.
-Resulta que hoy he descubierto algo nuevo... es que…verás:
(Se notaba que tenía ganas de contarlo y se atropellaba a si misma al hablar, estaba visiblemente emocionada).
-La diosa está tumbada así ¿no? Preparada para recibir la lluvia dorada.




Marlene atrae hacía si otra de las pequeñas sillas de madera, se recuesta entre las dos sillas imitando la postura de Dánae. Yo asiento con la cabeza.




-Pues bien, una de sus piernas tapa la mano, y por la situación del brazo suponemos que reposa en la ingle. Pero si te fijas, esa mano se ve, pero está muy borrosa.
Dice ella colocándosela por debajo del envés del muslo.

-Ahí viene lo bueno, te das cuenta que ésta aprieta los dedos contra la carne como si quisiera abrirse más de lo que puede y deseara empujar ¿Lo ves? Mira así !!

Marlene estaba eufórica, abre ahora sus piernas y aprieta los dedos contra la tela del pantalón. Al punto, se deja caer sobre la silla, toma la otra silla la acerca y se queda tumbada y da unos casi imperceptibles golpes de cadera al aire.

Había adoptado a la perfeccion la postura de la diosa, que aparecía acostada y desnuda sobre un lecho con las piernas abiertas y flexionadas y la cabeza ladeada. A pesar de los jeans y de su llamativo jersey yo estaba imaginando a Dánae allí delante mio. Instintivamente moje las yemas de los dedos en la tónica y lancé gotitas sobre su sexo, con las luces que se filtraban por la ventana parecían pequeñas perlas. Marlene aumentó sus golpes de cadera al aire abriendo aún más su sexo bajo los jeans.


Pasan unos segundos y se incorpora, se sienta recta como guardando la compostura y se coloca el escote del jersey, que inmediatamente se precipita hombro abajo.
Yo estaba alucinando, me ajusté las gafas, no podía dejar de mirarla, me estaba imaginando a la Dánae en la época actual, en una cafetería bajo una lluvia dorada, y un hombro desnudo al aire libre, al ver que la miraba tan intensamente ella bajó la suya.

-Ven, siéntate más cerca y le acerqué una silla a mi lado-

Marlene dudó unos momentos concentrada en los dibujos de las vetas del mármol de la mesa, de repente soltó:
-¿ Y por qué no?
Vuelve a sonreír, se levanta y en lugar de sentarse en la silla que le había preparado, se sienta sobre mi muslo, dándome la espalda, casi de un salto, apoyandose sobre mi pecho, estaba ahi en mi regazo, dejando su peso en mi pierna y aguantando con la punta de los pies en el suelo.

Instintivamente me acerco a su cuello y lo huelo. Puedo sentir su calor a través de su amplio escote un olor a lavanda y excitación que surgía de su interior.
-¿Estás húmeda verdad? –le susurro

Marlene asiente con la cabeza. No habla, ahora su mirada está pérdida entre las paredes, mira lejos.


-Muéstramelo.
-Aquí no puedo

Dice ella negando con la cabeza. Se hace un silencio tenso, creo que esta vez he ido demasiado lejos y todo va a acabar aquí

-Vete al baño y traeme la prueba.
Se lo pido semicerrando los ojos, con una mirada que intentaba ser suplicante, pero salió entre morbosa y cómplice, con un tono de voz que a mi me pareció seductor. Aunque al acabar la frase me delató un pequeño suspiro traidor.
Marlene sonríe esta vez, muestra todos sus dientes blancos preciosos, se levanta con un ágil saltito y entra en el baño. Me quedé mirando la puerta. No se que cara puse y prefiero no imaginármela.
Se hizo interminable, pero solo pasaron unos minutos, sale y se sienta enfrente.
Marlene me muestra la yema del dedo índice ligeramente humedecida, se lleva el dedo índice a sus propios labios, saca la punta de la lengua y se lame tímidamente. Para y baja la mirada a la mesa.

-¿Te gustaría saber cuál es mi sabor?
Me pregunta bajando la voz, nuestros torsos rebajan la separación, casi estan encima de la mesa mesa que nos separa. Marlene se encoge de hombros, el escote del jersey vuelve a caer indómito, agarro su mano con decisión y me la acerco a la nariz.

Aspiro profundamente y luego jugueteo con sus dedos, los paso por la mejilla, acaricio mis labios con ellos y finalmente los introduzco en la boca. Son muy suaves, apenas se mueven, me gusta lamerlos lentamente, chuparlos, mi lengua los recorre con mucha dulzura, desde su base a las uñas, Marlene no hace nada, pero ahora si me devuelve la mirada. Intento descubrir el sabor de su sexo, con lentitud no quiero gastar su sabor.

Ella cierra los ojos y empieza a morderse el labio inferior.
Su cuerpo se contonea ligeramente en la silla. Con la mano libre se aprieta la parte trasera del muslo tirando hacia arriba como intentando abrir su sexo. Su respiración se acelera......Vuelve a aparecer la doncella Dánae.....

Un extraño zumbido 'in crescendo' interrumpe la magia que se había desarrollado allí, rodeando aquella mesa blanca de mármol, y las tres sillas desordenadas, donde las vetas estaban empezando a dibujar formas con vida, Zeus y Dánae desaparecieron y les substituyeron las voces de la multitud ajetreada, descubriéndome que no estábamos solos en aquella vieja cafetería al lado del almacén de antiguedades.

Marlene rebuscó en el bolso, extrajo un artilugio rosa, lleno de botoncitos y su semblante se crespó de repente, los sonidos de tazas y conversaciones lejanas volvieron....

-Dime. No, no me he olvidado, estoy en ello, estaba .... Si sí, ya lo sé, pero he entrado en una exposición de unos cuadros muy interesantes ....Y yo, también te quiero. Venga, que sí, que no tardo.

No se porqué, algo me decía que esta conversación ya se había acabado........
PD Si quereís documentaros más sobre Dánae....Blog Turulato

;;