domingo, 23 de febrero de 2014

En realidad él no sabía hacer nada, ni tenía ningún tipo de habilidad, mas bien al contrario, en su trabajo cometía errores constantemente, era bastante lento y lo tenían completamente marginado, carecía de carisma con sus amigos y en su familia, todo el mundo le mandaba, no contaban con él para ninguna decisión, pero eso sí, tenía un superpoder.

Con una simple mirada podía apreciar la medida exacta de las cosas, desde pequeño tenía esta curiosa habilidad, el la asumía con naturalidad no siendo consciente de la importancia de la misma pero sin él saberlo se extendió su fama, era tal la perfección de sus apreciaciones que la gente sin apenas conocerle para probarle le preguntaba:

-¿Oiga cuantó cree que mide este bastón ?
- 1 metro 12 cm.
- ¿Esta escalera servirá para llegar al techo?
- Sobrarán tres escalones y medio
-¿Cuánto pesa ese camión?
-A juzgar por el abombamiento de los neumáticos, yo diría que 12 Tm y 526 kg.
-Asombroso.
-No subas en este avión dudo que despegue lleva 212 kg de más y el comandante en breve desalojará la cabina.



Este superpoder que aparentemente todo el mundo hubiera deseado para sí, tenía varias derivadas y como todo en esta vida sería difícil de poner en valor, nuestro personaje dada su poca madurez mental no era consciente de sus consecuencias, como todos los poseedores de superpoderes es necesario ocultarlos al resto de los mortales e incluso renegar de ellos.

Nuestro ínclito personaje haciendo caso omiso de las normales reglas de convivencia, se permitía imperceptibles chasqueos de lengua o miradas extraviadas cuando en alguna reunión alguien hacía alguna exageración referente a una medida o peso.

- Queda inaugurado este pantano que albergará 2.000 hm cúbicos...
- Ejem ejem ejem
- Bueno 1.520 ..... jejeje estaba redondeando.

- Yo siempre uso condones extra
- Ejem ejem ejem
- Bueno pero últimamente no.

- En el bote pequeño esta la pequeña confitura
- Efectivamente
- Grrrrrr

Era un don y una maldición, su cara no podía soportar las mentiras y donde no llegaba su carraspeo, siempre un imperceptible movimiento de cabeza delataba al exagerador o una mueca de desaprobación.

La gente huía de su compañía porque tarde o temprano siempre salía algún número que desmentir o rectificar y su sola presencia creaba un terror escénico. Por no hablar de las mujeres...

- Quiero probarme la 42
- Ejem, ejem
- Mejor dicho la 44 me irá mejor

Nuestro famoso personaje dotado por la varita divina de las mutaciones y poderes extraordinarios, llevaba una vida solitaria y triste. 
Su superpoder era a la vez un 'don y una 'maldición', con el que tendrá que convivir u ocultar al resto de los mortales. 

Parece ser que esta curiosa habilidad la tienen muchas personas que están entre nosotros, un secreto que guardan celosamente.





domingo, 16 de febrero de 2014

¿Alguien se ha preguntado por que razón, música y mujer empiezan por 'mu'? 


-Ella disimulaba y disimulaba pero desde hace mucho tiempo sabía que tenía superpoderes, su cuerpo estaba conformado por notas musicales.

-El que esta mujer, solo vaya vestida con corcheas, solo se le vea la pálida piel a través de tatuajes de sinfonías conocidas y huela a resina de madera de pino no quiere decir que sea la mujer de la música.

-Además en el informe policial afirma que Vd. le iba quitando las partituras mientras iba bailando lentamente con ella, siempre con la burda excusa de que las capas externas se utilizan para ocultar el corazón de las notas que componen la melodía perfecta.... afirmando sin ningún rubor que lo ideal era desnudarla.

-No la desnudaba, la desenvolvía ¿acaso Vd. se come los chupachups con el envoltorio? y no la chupaba, le estaba absorbiendo las notas lentamente.

-Un testigo afirma que Vd. intentó enchufarle por un sitio un tanto obsceno un 'USB' para copiar las canciones. El personal del SGAE (Sociedad general de autores) ha presentado la correspondiente denuncia de copia ilegal.

La víctima subió al estrado. La verdad es que aquella mujer olía poderosamente a madera y barniz de Stradivarius.

-Nos puede explicar a la sala, ¿por que razón va envuelta en partituras?

-Porqué soy la mujer de la música, y le pertenezco a ella por completo. Se hizo un silencio sepulcral en la sala, hablaba de una forma muy lenta y armoniosa, vocalizando muy bien las sílabas y se podía contar uno, dos, tres, cuatro en cada frase mientras su voz era una mezcla conjugada de violines y flauta dulce. 

-¿Y bailaban con usted? 

- Unos si, un, dos, tres, cuatro, otros no 

Al decir esto algunos en la sala empezaron a mover el pie al compás, algo desconocido en su interior les obligaba a moverse

-¿Le importaría que un voluntario del jurado se acercase al estrado y comprobase que es Vd. humana y que dista mucho de asemejarse a la música de la que afirma que está formada?

-Dos, tres, cuatro ¡Claro que no!

Se acercó un hombre de mediana edad, complexión fuerte, brincando en dos pasos, ella se despojó de otra partitura y entonces con una fuerza desconocida interior la agarró por la cintura, la levantó del estrado como una pluma, una vez aterrizó en la sala bailaron un tango delante del tribunal, el juez golpeaba el mazo de forma de no acertaba a interrumpir, mas bien parecía un acompañamiento de tambor para cada paso de baile, los miembros del jurado utilizaban sus bolígrafos como baquetas y los miembros de la sala fueron levantados por sus propias pelvis que les espolearon como muelles en los asientos.



Ella se iba despojando de sus tempos, corcheas, bemoles, mientras policías, periodistas, miembros del jurado, el juez todos bailaban frenéticamente por haber intentado atrapar a la mujer música que anda escondida entre nosotros, disimulando con su melena en su cara angelical sus auriculares y su mp4.

sábado, 15 de febrero de 2014

El maître haciendo gala de toda la pomposidad posible, después de los postres presenta un plato cuyo contenido permanece oculto con una campana plateada.  
- Esto es para vd. sra. obsequio de la casa
- ¿Unas medias rotas?
La mujer en esos momentos de tensión, enrojeció por momentos, es esa situación que todos hemos tenido en la vida en la que deseas que se te trague la tierra y desaparezcas de una vez.
Ahuecando la voz explica el encargado:
- Es que al cambiar las flores aparecieron entre las hojas, al principio pensábamos que era el fruto del trabajo de una araña gigante, pero una empleada dice que la semana pasada vd. las dejó en el jarrón lo cual le provocó un cierto estupor.
- No se de que me está hablando.
- Cariño, no me dijiste que mientras estábamos comiendo un gato te estuvo arañando las piernas.
- ¡Si! Ahora recuerdo, un gato si, primero debió desgarrarlas y luego estirar como si fuera un ovillo, el caso es que no me dí cuenta y me quedé sin medias.



... ooo 0 ooo ...


- ¿Pero este tenedor de donde lo has sacado? ¿No es de ese restaurante que fuimos la semana pasada?
- Anda que despistado, me lo dejé olvidado en el bolsillo del pantalón
- Que raro, está limpio y huele al perfume de la mujer de mi hermano. 



PD: 
No es por nada pero yo leería el post anterior y uno de los habilidosos comentarios, para poder entender los entresijos de este post. 

miércoles, 12 de febrero de 2014

Mentiras

-Pero Dios mío ¿que ha pasado en tus medias? Están destrozadas.
-No sé, me parece que ha sido un gato que se ha metido bajo la mesa
-!Llamaremos al responsable, esto no puede ser!


... ooo 0 ooo ...

Niégalo todo
Mira, puedes resistirte, está bien.
Juguemos a que no me mirabas, a que no te has dado cuenta de que yo te miraba.
Supongamos que tu acompañante no está, ni el mío tampoco.
Finjamos que no te colocaste enfrente sin darte cuenta y me estás comiendo con la vista a través del cristal de la copa de vino.
Admitamos que tu blusa puede perder un corchete o dos más.
Pensemos que los límites de la falda dependen de tus rodillas y el vaivén que tus les pongas.
Olvidemos por favor lo que pasó ayer. La falta de interés de nuestros acompañantes en darse cuenta de lo que pasaba. Obviemos como se nos fue la mano mientras me pasabas la sal.
Por supuesto no reconozcamos que nuestras piernas se rozaron bajo el mantel y que ya no las separamos.
Ni se te ocurra mencionar como te divertías mientras yo no podía tragar los alimentos, cuando jugabas con el borde de la copa.
Ni cuando te descalzaste y apoyaste tus tibios pies sobre mi empeine.
No admitas que te gustaba ver mis reacciones cuando paseabas tus dedos bajo la pernera del pantalón.
Niega que se cayó un tenedor al suelo y que al recogerlo, abriste tus piernas para mi.
No reconozcas que notaste las cuatro puntas del tenedor como recorrían tus piernas sobre las medias desde los tobillos hasta la parte interna de tus muslos ......... 
Niégalo todo.



domingo, 2 de febrero de 2014

Robasueños

Pocos crímenes se pueden comparar 
al hecho de que te roben los sueños,
es una estafa en todo el sentido de la palabra....

¿Quién te ha dado permiso para meterte aquí?
¡No! ¡Déjame dormir!
Sal de mí inmediatamente, zalamera guarda las palabras para encandilar y no me pongas esos morritos.

Ya sé que hace mucho que no te llamo pero eso no es motivo para que aparezcas así en mitad de la noche, perturbándome.

¿Cómo dices? 
..... Pues no, no creo que sea mi inconsciente el culpable
¿Qué no estás aquí? 
..... Pero si estabas aquí dentro hace un momento.
¿Qué despierte? 
..... Anda y piérdete
¿Qué volverás cuando me duerma? 
..... Ni se te ocurra
¿Qué tienes calor y te vas a desabrochar la blusa?
..... Pensaré en otras cosas
No, ahora no me guiñes ese ojo, te pido que dejes que mi mente se distraiga con otro tipo de fantasías.
¿Qué solo tu sabes las distracciones que me gustan?
..... Me das miedo, ¡sal de mi de una vez!
¿Qué solo quieres un beso de buenas noches y te vas?
..... No te creo y deja de estirar de mi sábana.

¿Qué te hace creer que eso que has visto empinarse es que me alegro de soñarte?
.... Si te taparas un poco mas los muslos no pasaría esto que ves. 
¿De qué te ríes?¿No me crees?
.... No, no te abras de piernas para de provocarme
 ¿Por qué te sientas a horcajadas sobre mis caderas?
.... Podrías dejar de meterte en mis manos para dejar de acariciarme las ingles .... déjalas bajo la almohada como siempre.
¿No tienes suficiente? ¿Por qué pones tu escote entre mis manos?
.... Deja de golpear con mi miembro en tu lengua ... no es un ariete 
.... No te metas en mis mandíbulas para que se muerdan los labios, no puedo respirar ...

Aiiiiis otra noche sin dormir por tu culpa  .....

¡Malvada! me gustaría que dejases alguna noche para soñar en mis cosas....

;;