sábado, 13 de mayo de 2017

Técnica para bailar con desconocidas

-¿Cóm faces por treure a ballar algú?
-Es fácil la miras a los ojos y se lo pides
-¿Si no vol pas?

-Pues pruebas con otra chica, aquí deben haber aproximadamente unas 160 personas, de las cuales 80 son chicas, solo tienes que hacer entre 1 y 80 peticiones, cuestión de estadística.

Mentí, eso era lo que hacía yo al principio, pero mas adelante descubrí un método mas eficaz, agarrar del brazo mientras lo pides y estirar hasta que la víctima prefiera bailar a que le disloquen el brazo o ruede por la pista.
Eso si después del primer baile, dejo un espacio de tiempo para que haya una posibilidad de rescindir el compromiso de seguir bailando, pero no suele ocurrir.

Pero mi amigo y compañero de trabajo además es alpinista y tiene las manos mas grandes que he visto en mi vida y su fuerza es descomunal de modo que para evitar situaciones desagradables no le recomiendo el contacto físico al menos inicialmente. 
Además el tiene otra ventaja, es de un pueblo de 40 habitantes en el que hablan una lengua extraña, mitad catalán mitad castellano y habla con la boca muy cerrada y los dientes apretados, por lo que es imposible entenderlo si no conoces la jerga.

-¿Em pots fer une probe de com se fa?
-Dime la chica con la que gustaría bailar.

Señaló una rubia sonriente de proporciones áureas, que venía en compañía de sus amigas. Fui hacia ella. Al cabo de un minuto ya estaba bailando con ella y él con una amiga suya le había dicho que era un ruso podrido de dinero, nadie se dio cuenta porque aparte de sus dificultades de dicción es parco en palabras.
Mis competencias en el trabajo han mejorado considerablemente y eso que soy un incompetente social, mi amigo se ha trasladado a Barcelona.


Invité a cenar a María, la chica con la que bailé por primera vez después de 20 intentos fallidos en otras tantas veces, pero parece ser que ya me conocía de vista y le divertía mi técnica del tirón 'descoyuntador'.