sábado, 3 de octubre de 2009

Homenaje a Kafta

Quizás no debí entrar en aquel destartalado cine de Sitges y más en el 'Festival del Ciclo de Terror', el caso que tras una serie de películas que ahondaban en seres terroríficos que despertaban de ultratumba, fenómenos paranormales, vampiros insaciables, un sueño implacable y profundo se fué apoderando de mi.
Al despertar me noté extraño encajonado en aquella pequeña butaca, parecía que la talla del pantalón me fuese pequeña, mi camisa me oprimía el cuello y mis pies bailaban dentro del zapato, al tocarme la cara percibí una barba cuidada que no tenía, ¿podía crecer la barba en una sesión de cine?

Mis uñas habían crecido estaban cuidadas y eso que me las suelo morder, en la pantalla una película en blanco y negro sobre hombres que se convertían en moscas, un estremecimiento me recorrió de arriba a abajo.

Mi corazón se aceleró, corriendo como pude me acerqué al lavabo, al verme en el espejo se me escapó un grito.
Me había transformado pero no en una mosca, la imagen desafiante que me devolvía el espejo era la de Brad Pitt, estuve una hora probando mis nuevas muecas, desde luego la sonrisa era irresistible.

Quizás había tenido suerte en mi transformación, ahora solo tenía que comprobar su efecto entre el género femenino, por fin podría acostarme con la mujer que quisiera, sin citas ni escenarios seductores, sin exprimir el cerebro con frases tontas, sin gastar en cenas y agasajos, dejando que el cuerpo y la cara emitan su intangente efecto embaucador.
Al salir me acerqué a la primera hembra atractiva, pero ella me miró con horror, me dí cuenta enseguida de mi desgracia, todos los asistentes a esa película se habían transformado, estaba rodeado de Brads Pitts sonrientes que iban acercandose a todas las mujeres...

3 Asuntos :

geheugen dijo...

Y descubrir de pronto que lo que fascina, lo hace en su caracter de especial, de único.
Y que para cada quien, "fascinante" es un término con definición propia.

Por ejemplo en mi caso, que quedo fascinada con tus letras siempre destiladas de las altas neuronas y los bajos instintos.

Clip dijo...

jajaja supongo que dices 'bajos' por la localización, a mi me parecen los mejores instintos y mis neuronas más bien bajas de reservas.
En cuanto a tu comentario, aciertas totalmente, fascinante es el hecho diferencial de cada cual.

besos clónicos y profundos

Lilyth dijo...

la igualdad física daría lugar a la verdadera diferencia y por lo tanto a la mayor y real problemática... el ser interior que tenemos dentro... un relato magnifico