lunes, 26 de diciembre de 2011

Una testigo clave, afirma que fue presionada para declarar en contra de unos hechos concretos.

Aseguró que los investigadores del caso, la amenazaron con involucrarla en la causa como cómplice. Los policías aprovecharon su estado de shock para encaminar una escena 'armada' a su interés, le hicieron inumerables preguntas y solo anotaron las que sus respuestas resultaban para montar una escena coherente pero bastante diferente a los hechos reales, la mujer no pudo ver el contenido de su declaración ni contradecirla porque no llevaba encima sus gafas. Su testimonio no permitió capturar al extraño sujeto que robó una sucursal del Banco Santander, pero esclareció los hechos puesto que estaba situada en la cola de los sufridos clientes.

Personal policial la trasladó a la Comisaria, donde le exhibieron fotos del presunto atracador, tomadas con la vídeo vigilancia de la entidad, en ellas se ve una abultada prominencia en uno de sus bolsillos, mientras andaba titubeante hacia la ventanilla de pagos.

La mujer señaló que luego la llevaron a la fiscalía y allí los policías "le armaron una descripción de los hechos" a la que ella, admitió, aportó "algunas cosas". Después, la trasladaron otra vez a la comisaría y posteriormente a un hotel, en el que denunció que fue "torturada psicológicamente". Según su denuncia, aceptó declarar porque a cambio le prometieron "protección, un lugar lejano donde vivir, trabajo y la garantía que lo que ellos habían escrito quedaría en un sobre cerrado, siendo la única finalidad que el juez dicte una orden de detención".



El caso es que en realidad no hubo atraco, más bien un generoso regalo bancario, un hombre estaba esperando pacientemente su turno, una atractiva mujer con una minifalda que apenas tapaba sus muslos, acompañada de un joven fornido, su novio, se agachó de repente para coger unas monedas de tal forma que rozó con sus nalgas los pantalones de nuestro despistado personaje.

Al notar algo duro en su trasero se giró, mientras apoyaba más su trasero y sonriendo le repitió la famosa frase de Mae West:




-"¿Llevas una pistola en el bolsillo, o es que te alegras de verme?”

El caso es que quizás la frase se produjo en un momento de silencio y todos en la cola se giraron y pudieron comprobar el enorme bulto que surgía del pantalón, quizás por la vergüenza provocada por las indiscretas miradas, para no querer admitir aquella extraña e indebida erección, al hombre le dio por decir con voz tranquila:

-Una pistola

El pánico se extendió por la sucursal, los niños lloraban, los hombres se lanzaron al suelo, protegiendo a sus mujeres, estas defendían con su cuerpo a sus hijos mientras gritaban con voz chillona:
-¡¡ Una pistola !! ¡¡ Lleva una pistola Dios Mio !! ¡¡ Vamos a morir !! ¡¡ Rehenes, rehenes !!

Le hicieron pasar directamente a la ventanilla donde el empleado tembloroso, bajo las órdenes del director, le extendió unos fajos de billetes que le pusieron ordenadamente en una bolsa de plástico.

El hombre con aquella erección de caballo y la bolsa llena de billetes salió de la sucursal y no se supo nunca nada más de él.

13 Asuntos :

Amie dijo...

jajajaja , MAGNIFICO !!. Me encantó , sencillamente me estoy partiendo de risa. Eres genial creando este tipo de relatos , merecias un premio , un gran premio , de momento te envio
un beso impregnado de sonrisas y cariño

coco dijo...

jajajajajajajajjajajaja... recordaré la frase de Mae West, por si me agacho en la cola de un banco (dios no lo quiera, casi que preferiría agacharme en las duchas de una carcel turca)...

Nadia dijo...

A mí ya me pasó algo así una vez pero en el banco de un parque.

Genial¡¡

Lydia dijo...

Jajajajaja... qué bueno... me he reído un montón imaginando la escena... el pobre hombre (no tan pobre que se llevó la pasta) y lo que son las cosas hay palabras que no se pueden decir en determinados lugares, jajajajaa...

Karla dijo...

Muy buenoo, aunque ya le vale al pistolero de palo..
Besos

Susy dijo...

Jajajajaja, ainsss ya echaba de menos tus lecturas, aquí me tienes de nuevo para quedarme..besos dulces ..

belita dijo...

Jajaja... Buenisimo. Me has salvado de una tarde tediosa.

Besos

Alafia dijo...

Es la mar de gracioso
¡qué buenooooo!
y explica lo absurdo de muchas
situaciones que se viven
a diario,
que son de lo más
¿tontooooooo!
me encontó leerte,
una brazo

Mixha dijo...

jajajaja que buena historia realmente muy buena, muy publicable excelente ,,,, me sacaste sonrisas muchas... besitos

ilusa dijo...

Interesante punto de vista sobre un atraco a un banco, lástima que lo normal es que nos atraquen ellos a nosotros (los bancos)

Un saludo !!

Clip dijo...

Es la vida misma, en realidad es solo un pequeño homenaje a la frase de Mae West (genial).

Un beso (que se alegra mucho de verte)

Elvis dijo...

Ya de paso podrías haber dejado escrito el número de teléfono de la dama en cuestión..., que no hay que ser egoísta...
Saludos.

May Mercurio dijo...

Muy bueno...jajajajaja ;)
(genial la frse de Mae West)