sábado, 27 de marzo de 2021

Piel suave

Durante un tiempo había clasificado a los hombres por unas extrañas características, en su grupo de amigas en whatsapp, ni un nombre, solo sus poderes especiales, el hombre que huele bien, el que tiene la mejor sonrisa, el que se atusa el pelo... y así los conocían sus amigas.

Pero en una comida de trabajo alguien a quien no conocía al despedirse le ofreció la mano y sintió la suya envuelta en una textura hasta ahora no conocida. 
¡Era tan increíblemente suave!
No pudo resistir recorrer un trecho de su muñeca, para certificar aquella sensación, no había sido un espejismo, pero definitivamente si, la suavidad se extendía mas allá de sus dedos, el breve encuentro quedó como una experiencia que le revoloteaba una y otra vez en su mente...

Y a partir de entonces pasó a ser el hombre 'piel suave'.

--- o o o O o o o ---

Garabateó algo en la receta de la Seguridad Social, se la entregó doblada cuidadosamente para que no pudiera ver el contenido.

-Está usted muy grave, necesita urgentemente esto.

Estaba semidesnudo allí delante, sentado en la fría silla, angustiado, mirando fijamente a sus ojos, la colegiada tampoco parecía en estar en su mejor momento, dos botones superiores de la bata blanca estaban desabrochados, su pelo aparecía ligeramente alborotado y la sangre coloreaba suavemente sus mejillas y teñía de carmín sus labios humedecidos ...
   

Todo empezó al sentir una ligera y beligerante tos matutina, se acercó al ambulatorio, temeroso de haber contraído la terrible infección COVID.
Pero la médico que le atendió, después que le comentara los síntomas, lo reconoció inmediatamente, era el hombre piel suave, que le había obsesionado desde hacía meses en un encuentro ocasional, esta vez iba a salir de dudas aprovechándose de su miedo a la enfermedad y saltándose todos los códigos éticos, le pidió que se levantara la camisa por detrás para poder auscultarle, al colocar el fonendoscopio sobre la espalda el frío metal le hizo estremecer, pero al ir palpando la zona que correspondía a sus pulmones, se le escapó una frase.

-¡Que Suaveeee, por Dios! 

Asomaron la cabeza dos enfermeras alertadas por los gritos.

Aquella observación le descentró bastante, no le gustaba que se airearan sus secretos mas íntimos y menos en esas circunstancias, con aquellas dos cabezas sonriendo maliciosamente.

-¿Sabes que te digo? Creo que se me ha estropeado fonendoscopio, oigo pulsaciones y ruidos que no se corresponden a la respiración.

Lanzó el instrumental sobre una camilla y aplicó su oreja sobre su espalda, mientras le pedía que se desabrochara más la camisa, llegó un momento en que la camisa ya no tapaba apenas nada, mientras su cara y oreja rozaba lentamente mi espalda, parando y haciendo decir 'Aaaaaaah', mientras que sus manos palpaban sus pectorales, deteniéndose en los pezones y pinzándolos suavemente con las yemas de los dedos, pulgar y corazón, cómo si fuera parte de un sofisticado arte de auscultación ..

-Bufff que suaves, igual que tu cuerpo
-repite !!!Aaaaaaaaaa!!! hasta que te diga.
-¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!
-Vale, otra vez ..

La verdad es que su piel es anormalmente suave, pero la situación se estaba volviendo violenta por si misma, como círculo vicioso, acentuado por la curiosidad de ella y la suavidad irracional de aquella dermis, en un último momento descontrolado le pidió que se pusiera de pie y que se desabrochara el pantalón.

Se quedó el pantalón por las rodillas, y ella bajó hasta el bóxer, lo pinzó con dos dedos y por las caderas lo bajó hasta que los genitales se asomaron por la goma de su alojamiento, quedando totalmente al descubierto, la situación era muy violenta, el miembro que ya estaba francamente hinchado, tuvo que soportar el roce de una oreja para auscultarlo en aquella zona, aquello no fue buena idea, aquel elemento se despertó de su letargo, desplegándose como un muelle comprimido, perdido ya el disimulo, la oreja fue deslizándose hacia los testículos, no separó su cara mas bien la acercó, rozó su rostro y aplastó sus labios, dejando que su boca palpara unos instantes.
Podría decir que su contacto es lejano como el cielo y cercano como el viento, incorpóreo y real al mismo tiempo.

Nuestro hombre piel suave, cerró los ojos, se dejó rozar y rezó para que su enfermedad no fuese grave, simuló una vez más, tranquilidad.

---oooOooo---

El caso es que al desplegar la receta, solo hay un número de móvil pero el prosigue con su molesta tos...

4 Asuntos :

Albada Dos dijo...

Vaya, un tiparraco con licencia para auscultar.

Un abrazo

monicabell dijo...

Hola, te invito a compartir tus relatos en nuestra nueva comunidad Mi Espacio Secreto.
https://miespaciosecreto.com.es
Además de un perfil de red social, que puedes crear como mas te guste, muy pronto habilitaremos un espacio en el blog para quien lo desee pueda redactar sus cuentos, fantasías, vivencias con todo el Glamour.

Todos sois bienvenidos.
Y aprovecho también para invitar a todos tus lectores.
Queremos hacer de la plataforma un sitio diferente para gente diferente.

Gracias

KKINNA dijo...

Umm. Creo que muchos desearían tener a esta doctora. Jajajaja. A mi me pasó algo parecido con un acupuntor...lástima que fuera un viejo verde . Menos mal que su intento de hipnotizarme no le resultó.jajajajaja.

Clip dijo...

Albada, debieran ser mas estrictos para permitir llevar foneidoscopio, jejejeje.
Un abrazo por compartir el mundo de la fantasía. :)))